Consejos para invertir tus ahorros y obtener un rendimiento que supere la inflación

Guardar dinero en casa es legal, siempre que se haya declarado.
Guardar dinero en casa es legal, siempre que se haya declarado.
PIXABAY
Guardar dinero en casa es legal, siempre que se haya declarado.

Los consumidores españoles han visto mermado en los últimos tiempos  su poder adquisitivo por una inflación que ha llegado incluso a niveles jamás vistos en décadas mientras la subida de sus salarios no se ha producido a la misma velocidad. 

En este contexto, los ciudadanos se afanan en buscar fórmulas que les permitan que sus ahorros no cedan ante la subida del coste de la vida y terminen menguando de manera considerable. 

Para conseguir estos objetivos, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha ofrecido una serie de consejos que ayudarán a los ahorradores a combatir la inflación y evitar así la pérdida de poder adquisitivo. 

En primer lugar, al OCU asegura que es de vital importancia "calcular la tasa de inflación personal"; es decir: la que afecta al hogar de cada consumidor "con el fin de ajustar los gastos" más comunes. 

Así, la asociación de ayuda al consumidor dispone de la calculadora de IPC real, que "permite reflejar de manera más realista las pautas de consumo personal y la subida de precios en función de la provincia de residencia del consumidor". 

En ella, el consumidor debe introducir la provincia en la que reside, el periodo de tiempo en el que desea calcular la inflación y el importe aproximado que al año dedicas a cada una de las partidas domésticas (alimentos y bebidas, vestido y calzado, vivienda y suministros,  transporte...).

Con toda esa información, la calculadora especifica las estrategias de inversión que en el periodo señalado hubieran permitido compensar la inflación real soportada.

Distintos perfiles de inversores

La OCU recuerda que "la inflación merma la renta disponible en el día a día, pero erosiona aún más si cabe los ahorros acumulados, especialmente si estos duermen en un depósito o cuenta corriente en lugar de estar mejor invertidos".

De esta forma, la organización ofrece varias carteras globales para que cada inversor pueda elegir aquella que se adapte a sus necesidades, su horizonte de inversión y el riesgo que esté dispuesto a asumir.

Para aquellos que no tienen prisa por rentabilizar sus ahorros, preferiblemente a diez años o más, y no les preocupen los posibles altibajos del corto plazo, la OCU apuesta por la cartera global flexible, con un rendimiento anual medio del 2,5%. 

Otra posibilidad son las carteras mixtas, desde la defensiva, para los menos propensos al riesgo, hasta la dinámica, que pone el listón en el riesgo más elevado, con una rentabilidad del 5,2%. 

Por último, para los inversores más atrevidos que solo quieren acciones, existe la cartera experto, que ha logrado un 6,4% anual medio en esta última década.

La estimaciones de la OCU prevén que "la inflación perdurará y no será antes de 2025 cuando se acerque al 2% anual que pretende el Banco Central Europeo", por lo que "espera que en el futuro estas estrategias continúen batiendo a la inflación, con rentabilidades medias esperadas del 8,5% anual en caso de la cartera Experto en acciones, del 6% para la cartera global flexible, del 6,5% para la mixta dinámica y del 5,5% para la mixta equilibrada".

Suscríbete a la Newsletter de Mi Bolsillo para recibir los mejores consejos y trucos que te permitirán sacarle el máximo partido a tu presupuesto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento