Espectros de mujeres flotando en la piscina, sonidos, apariciones... Las leyendas de la mansión de Brad Pitt

Cualquiera diría que Brad Pitt está a las puertas de los 60. A sus 59 años, el intérprete es uno de los actores más queridos de la industria cinematográfica por haber protagonizado películas que se han convertido (o se convertirán) en clásicos de Hollywood. Además, por qué no admitirlo, también por tratarse de unos de los actores más atractivos del momento. Y es que el tiempo parece no pasar para Pitt que, tras casi 3 décadas en el mundo del espectáculo, todavía nos sigue deleitando con sus trabajos.
Brad Pitt, a sus 59 años, en una imagen de archivo.
Lia Toby / Getty Images
Cualquiera diría que Brad Pitt está a las puertas de los 60. A sus 59 años, el intérprete es uno de los actores más queridos de la industria cinematográfica por haber protagonizado películas que se han convertido (o se convertirán) en clásicos de Hollywood. Además, por qué no admitirlo, también por tratarse de unos de los actores más atractivos del momento. Y es que el tiempo parece no pasar para Pitt que, tras casi 3 décadas en el mundo del espectáculo, todavía nos sigue deleitando con sus trabajos.

El actor Brad Pitt ha vendido su mansión de la exclusiva urbanización de Los Feliz, en Los Ángeles (EE UU), una transacción con la que ha hecho un gran negocio, pues la compró en 1994 por 1,7 millones y la ha vendido por unos 40 millones, según la prensa local. Los fantasmas no han sido un problema, pues sobre esa casa pesan muchas leyendas de apariciones. 

El chalet fue construido en 1910 por un magnate del petróleo que acabó por suicidarse tras el crack del 29, según revelaba el programa Cuarto Mileno (Cuatro). A partir de ahí fue pasando de mano en mano, pero parece que las fiestas, las orgías y los excesos fueron un denominador común. 

Antes de que Brad Pitt la comprara perteneció a la actriz Cassandra Peterson, la cual, según ella misma cuenta, le advirtió al actor de que la casa estaba encantada y que ella misma había visto espectros, que había oído pasos de tacones e incluso había visto el cuerpo de una mujer flotando en la piscina, entre otras apariciones fantasmales, como un hombre frente a la chimenea o entes que paseaban siempre por el mismo lugar. 

"No estaba drogada ni eran alucinaciones. La gente del servicio y mi marido también lo veían", explicaba la intérprete, que aseguró que lejos de asustarle, a Brad Pitt le pareció todo un atractivo para comprar la casa, que más tarde compartiría con su ahora exmujer, Angelina Jolie

Al parecer, en esa vivienda también vivió el actor Mark Hamill, que según cuenta Cassandra Peterson, le confesó que un amigo suyo se suicidó en aquella casa y que lo encontró muerto en un armario. 

La actriz cuenta que incluso llegó a pedirle a un sacerdote que hiciera un exorcismo a la casa, pero que no funcionó, pues las apariciones continuaron. Y a pesar de que Peterson sí ha hablado del tema en muchas ocasiones, quien no ha hablado del tema es Brad Pitt ni Angelina Jolie, que vivieron allí junto a sus hijos

Mostrar comentarios

Códigos Descuento