Netanyahu comparece de urgencia tras las protestas masivas y las críticas dentro de su Gobierno a la polémica reforma judicial

Manifestantes bloquean una carretera en Tel Aviv en protesta contra Netanyahu.
Manifestantes bloquean una carretera en Tel Aviv en protesta contra Netanyahu.
EP
Manifestantes bloquean una carretera en Tel Aviv en protesta contra Netanyahu.
Manifestantes bloquean una carretera en Tel Aviv en protesta contra Netanyahu.
EP - EFE

El presidente de Israel, Isaac Herzog, hizo este lunes un llamamiento urgente al primer ministro, Benjamín Netanyahu, a "actuar con responsabilidad y valentía" y detener "de inmediato" el proceso legislativo de la polémica reforma judicial que divide al país.

"Por el bien de la unidad del pueblo de Israel, por el bien de la responsabilidad necesaria, les pido que detengan el proceso legislativo de inmediato", afirmó Herzog en un comunicado en medio de las mayores protestas de su historia y al borde de la huelga general.

Tras este comunicado, Netanyahu ha convocado una comparecencia de urgencia a las 10.30 horas en la que se espera que se pronuncie sobre este proyecto legislativo.

Además del presidente Herzog, otros tres ministros del Likud, el partido liderado por Netanyahu, se han mostrado partidarios de detener la reforma judicial, tras el cese este domingo del ministro de Defensa, Yoav Gallant, la primera voz crítica dentro del Gobierno que pidió públicamente frenar la reforma.

El primero de estos tres ministros en manifestar su opinión ha sido el ministro de Cultura y Deportes, Miki Zohar, que ha declarado que pagarán "un alto precio" por el fracaso de la medida, al tiempo que ha expresado la necesidad de apoyar al primer ministro si "decide detener la legislación para evitar la ruptura creada en la nación".

"La reforma del sistema judicial es necesaria e imprescindible, pero cuando la casa se incendia, no se pregunta quién tiene razón, sino que se echa agua y se salva a los ocupantes", ha indicado. 

Tras las palabras de Zohar, se ha posicionado así el ministro de Diáspora, Amichai Chikli, que ha sugerido "trazar una hoja de ruta renovada para la continuación de la legislación, presentarla públicamente y fijar de antemano reglas del juego".

Cuando la casa se incendia, no se pregunta quién tiene razón, sino que se echa agua y se salva a los ocupantes"

"No tenemos ninguna razón real para apresurarnos. Si creemos en la capacidad de liderar el país, debemos tocar música un poco más tranquila y reducir la velocidad", ha sostenido el titular de la cartera.

Para Chickli, el Ejecutivo ha "cometido un error", no a la hora de "identificar la urgencia de la reforma, más imprescindible que nunca, sino en la forma de llevarla a cabo". "Aunque el destino final no cambia, recomiendo recalcular la ruta, aunque tenemos toda la razón", ha agregado el ministro de Diáspora.

Por último, el ministro de Economía, Nir Barkat, ha reiterado que "apoyará al primer ministro en la decisión de parar y recalcular la ruta". "El Estado de Israel está por encima de todo. La reforma es necesaria y la haremos, pero no a costa de una guerra fratricida", ha manifestado en sus redes sociales.

Los miembros del Gobierno han realizado estos comentarios al tiempo que más de 600.000 personas han salido espontáneamente a las calles de las principales ciudades israelíes en protesta por la decisión de Netanyahu de destituir al ministro de Defensa, Yoav Gallant, quien había abogado públicamente por pausar la tramitación de la polémica reforma judicial para dar margen al diálogo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento