Twitter
Twitter. ARCHIVO

Los gobiernos de distintos países, incluyendo España, saben lo importante que es conocer todos los canales de comunicación disponibles, accediendo de esta forma a distintos sectores de población. El auge de las redes sociales en los últimos tiempos ha hecho que los ejecutivos centren esfuerzos en este terreno, y empiecen a incluir entre sus herramientas habituales a Facebook, MySpace y Twitter, entre otros.

Desde la web de Daily Mail aseguran, además, que quien se ocupa de este campo, al menos en el Gobierno británico, goza de un elevado salario anual. Y es que, al parecer, el Ejecutivo ha creado este puesto específico, con la idea de encontrar a alguien, gran conocedor de la materia, capacitado para manejar eficazmente las diversas funcionalidades de estas webs.

El 'encargado de Twitter' también dispondrá de 30 días de vacaciones y baja por maternidad

A cambio, el afortunado funcionario recibirá un sueldo de 120.000 libras (unos 140.000 euros aproximadamente) al año.

El candidato adecuado debería  ser capaz de "conectar con la audiencia de estos sitios online". El objetivo, a la hora de poner en marcha este puesto, es el de extender las noticias y mensajes corporativos a través de un nuevo canal de comunicación.

Sin embargo, parece que a los británicos no les parece correcto que, en plena época de recesión económina, el Ejecutivo se permita el lujo de crear un puesto de trabajo con un salario tan elevado, que incluso llega a superar el de algunos parlamentarios.

El Gobierno se ha defendido, alegando que es esencial que se conozcan y manejen adecuadamente estos canales, y que para ello se requiere de una persona familiarizada con la técnica. Aseguran, además, que pagar programas de formación para todos los miembros del ejecutivo hubiera supuesto más costes que disponer de una persona especializada en este aspecto.

Antes de tomar esta decisión, el Gobierno británico pensó en otras opciones. Así, en julio, publicaba una guía de estilo para el uso de Twitter, donde se recogían las normas que los funcionarios debían seguir a la hora de utilizar la red social.

Veinte páginas en las que se detalla la forma en que los ministros deben comunicarse a través de este canal. "La idea es dar una especie de guía para que todo el mundo que lo use lo haga con el mismo fin", dijo un portavoz.