Juan Luis Saldaña Periodista y escritor
OPINIÓN

La “brecha de género” en el MIR y otros cuentos

Misma vocación, distinta aversión al riesgo.
Misma vocación, distinta aversión al riesgo.
Pexels
Misma vocación, distinta aversión al riesgo.

Se ha hecho público un informe de ESADE en el que se afirma y se intenta demostrar que las estudiantes de medicina sufren la llamada “brecha de género” en el examen del MIR. Lo he descargado y lo he leído. Son diecinueve páginas que no tienen desperdicio. Los motivos de la argumentación son los siguientes: la mujer tiene una mayor aversión al riesgo, deja más preguntas en blanco y eso le penaliza. A las chicas, por lo visto, no les va bien la competición: “cuanto más competitiva es la prueba, peores suelen ser los resultados en comparación con los hombres, en especial en los casos de mejores resultados”, dice el informe  y añade que pasa lo mismo en el caso de las que repiten la prueba, que incrementan su nota menos que los hombres. Propone, entre otras cosas, puntuar de manera diferente para que a las mujeres les vaya mejor en esta prueba.

El informe se hizo público el día 7 de marzo. Una búsqueda en la red nos muestra un buen grupo de medios de comunicación que practicaron el legendario arte del corta y pega de la nota de prensa, algunos que reprodujeron el mensaje con mayor dignidad y algo de distancia y uno solo, especializado en medicina, que puso el titular entre unos dignos interrogantes. Es una buena pieza de carne para estos días y aquí hay un tiburón que ha mordido el anzuelo.

Quizá las mujeres no sean seres perfectos y tengan margen de mejora en algunos aspectos vitales como ha pasado siempre en la historia de la humanidad.

Sin rodeos. El informe roza lo demencial. La primera gráfica muestra los resultados en los exámenes MIR desde el año 2018 a 2022. Se explica que las mujeres eran el 65 por ciento de las personas que se presentaban, una “brecha interesante”. La gráfica de barras representa la proporción de mujeres según su nota y en todos los rangos supera el cincuenta por ciento, pero en las zonas medias está en el setenta. El enfoque es condescendiente, paternalista, machista y nada igualitario. La igualdad de oportunidades, la igualdad de derechos, la concurrencia competitiva desaparecen y lo que se busca ya es otra cosa.

El informe plantea cambios en la forma de evaluar y también pide que el MIR cuente menos en la nota final. Si fuera un documento sociológico o psicológico tendría su gracia. Quizá las estudiantes de medicina podrían sacar sus conclusiones, quizá las mujeres no sean seres perfectos y tengan margen de mejora en algunos aspectos vitales como ha pasado siempre en la historia de la humanidad. Es posible que tanta generalización nos lleve a la idiotez colectiva y que haya chicas que jueguen a la ruleta en el examen con el boli Bic o respondan los malditos test con el sabio método del pito pito gorgorito.

Estadísticamente, los hombres tienen más propensión al alcohol, al juego, la droga, el suicidio, el homicidio, los accidentes de coche y el esguince de tobillo en la pachanga. Habría que ponerles el examen por la tarde por si se les complicó la noche. Los futuros médicos, pobres, también tienen sus brechas. Para empezar, son el 35 por ciento. La igualdad es la igualdad. Va a ser complicado defenderse de tanta estupidez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento