Abusos a empleados afganos en Kabul
Una de las imágenes que muestran los abusos en la embajada de Kabul. WWW.GAWKER.COM

Prostitutas, alcohol y novatadas obscenas y humillantes a trabajadores afganos. La embajada de EE UU en Kabul se ha visto inmersa en un escándalo público tras la divulgación en diversos medios de comunicación estadounidenses de unas fotografías que ponen en entredicho la profesionalidad de los agentes encargados de la seguridad de la delegación diplomática de Washington, pertenecientes a la empresa privada ArmorGroup.

Se trata de acusaciones muy serias y así es como las vamos a tratar El escándalo ya ha llegado al despacho de la secretaria de Estado, Hillary Clinton. La ONG Project On Government Oversight (POGO) se ha encargado de remitirle a la jefa de la diplomacia estadounidense una carta, acompañada de las explícitas imágenes, en la que se detallan algunos de los abusos cometidos en la embajada. Fueron los propios compañeros de quienes cometieron los abusos quienes se pusieron en contacto con la ONG para denunciar el clima cohercitivo y de miedo.

Bailando, bebiendo y orinando

Las imágenes muestran claramente los abusos. En algunas de ellas se puede ver a agentes semidesnudos bailando, bebiendo y orinando alrededor de una hoguera, según informa la agencia Reuters.

Un vídeo entregado a las autoridades muestra a varios guardias vertiendo bebidas alcohólicas en el trasero desnudo de un nuevo recluta. Los agentes trataban de beber el alcohol mientras resbalaba por las nalgas de la víctima.

"Acusaciones muy serias"

"Se trata de acusaciones muy serias y así es como las vamos a tratar", ha afirmado el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, quien ha precisado que Clinton tendrá "tolerancia cero" con este tipo de comportamientos y que procederá a una "revisión completa del sistema".

Las autoridades norteamericanas se han comprometido a desarrollar una exhaustiva investigación del caso para comprender qué ha transformado la embajada americana en lo que el Daily News califica la "Animal House".

El escándalo ha estallado en pleno recrudecimiento de la guerra de las fuerzas reunidas bajo el paraguas de la OTAN contra los talibanes, espoleados por la celebración de elecciones presidenciales. Precisamente este miércoles, un soldado español ha resultado herido en un ataque insurgente.