Isabel II estaba "muy dolida" con Harry y Meghan por el Sussexit, según un nuevo libro

La reina de Inglaterra, con su nieto Harry y la esposa de éste, Meghan Markle, en el balcón de Buckingham Palace.
Isabel II, con Harry y Meghan , en el balcón de Buckingham Palace.
GTRES

El príncipe Harry y Meghan Markle no han permanecido en Reino Unido ni un segundo más del necesario. Después de las visibles desavenencias con el resto de miembros de la familia real británica, los duques de Sussex estaban deseando volver con sus hijos Archie y Lilibet -que se han quedado al cargo de su abuela, Doria Ragland- a su casa en Montecito, en California, cuando acabasen las exequias de la reina Isabel II.

Y ese precisamente es un gesto que no hubiese gustado nada a la recientemente fallecida soberana, según un nuevo libro que sale a la venta este mismo jueves, ya que revela que, en privado, a la madre del nuevo rey Carlos III no le había gustado nada de nada la salida de Harry y Meghan de la monarquía.

Según explica Katie Nicholl, la autora del libro, que lleva por título The New Royals: Queen Elizabeth’s Legacy and the Future of the Crown [que se puede traducir por "Los nuevos royals: el legado de la reina Isabel y el futuro de la corona"], la monarca sentía una enorme pena por la decisión de su nieto y su esposa y así se lo hizo saber a una de sus amistades más cercanas en la intimidad.

Fue precisamente esta persona muy unida a la reina quien más tarde hablaría con Nicholl, periodista y reportera, quien guarda el anonimato de su fuente en su escrito pero mantiene sus palabras: "Ella, la reina, estaba muy dolida y me dijo 'No sé, no me importa, ya no quiero seguir pensando en eso nunca más'".

Se refería a toda aquella polémica, dado que en un extracto del libro que ha publicado Vanity Fair se puede leer que Isabel II estaba "agotada" con todo el "alboroto" que había creado la pareja. Asimismo, Nicholl sostiene que también le producía pesar a la soberana no conocer mejor a los pequeños de la pareja, Archie y Lilibet.

"Fue una fuente constante de tristeza para la reina el poder ver tan poco a Archie y Lilibet y que Harry y Meghan no pudieran unirse a ella al menos durante el fin de semana de agosto en [el palacio de] Balmoral, cuando la reina solía organizar una 'fiesta de pijamas' para todos sus nietos y bisnietos", añade la autora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento