El Ayuntamiento de Madrid repondrá en otoño todos los árboles que se secaron este verano

  • Vecinos y ecologistas denuncian que la medida será inútil a menos que se rieguen asiduamente y el portavoz socialista, Ignacio Benito, lamenta "que el dinero invertido ha ido a la basura".
  • El Consistorio plantó 100.000 árboles tras el desastre que causó Filomena y culpa a las olas del calor de su sequía.
Ensanche de Vallecas.
Pradera seca en el Ensanche de Vallecas con árboles que no llegaron a arraigar.
Guillermo Azaola

Es la imagen del parque del Ensanche de Vallecas, aunque parezca más bien el 'desierto' del distrito de Villa de Vallecas. Rozan los 30 grados en una tarde de septiembre y encontrar un sombra es todo un reto. Durante más de un kilómetro, se avista una alfombra verdiamarilla de arbolitos secos y protectores de plástico desperdigados. El Ayuntamiento de Madrid lo achaca al verano más caluroso de la ciudad desde 1950, si bien resulta difícil imaginar que aquí hubiera vida antes. "Hasta donde sabemos, de vez en cuando pasa un camión con una cisternas, pero es claramente insuficiente. Y que haya mangueras de goteo, no indica que se esté regando, en muchos sitios no funcionan", advierte a 20minutos la líder de la Asociación de vecinos del barrio, Rosa Mª Pérez Mateo. 

Fuentes del Área municipal de Medio Ambiente consultadas por este medio dicen ser conscientes de la destrucción arbórea y reconocen que también afecta a otros puntos de la ciudad. Desde el Consistorio, lo atribuyen a las tres olas de calor que azotaron al centro de la Península durante el verano: "La de junio fue la más prematura de la historia", recuerdan. Ahora, se comprometen a "replantar todos los ejemplares que no hayan arraigado" durante los meses de temperatura favorables, es decir, en otoño. "Idealmente, será en noviembre, pero si se adelanta la bajada de temperaturas podríamos empezar a finales de octubre", explican desde Medio Ambiente.

Árbol seco en el Ensanche de Vallecas.
Árbol seco en el Ensanche de Vallecas.
Guillermo Azaola

Muchos de los árboles que yacen secos fueron plantados durante la pasada primavera para compensar la vegetación perdida tras la catástrofe medioambiental que supuso la gran nevada de Filomena, a inicios de 2021. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció a bombo y platillo que su gobierno acometería la "mayor plantación del Ayuntamiento de su historia". Un total de 100.000 árboles, más de los que arrasó la gran tormenta. Apenas siete meses después, el pasado julio, el primer edil confirmó que su misión ya estaba casi completada, con cerca de 90.000 mil árboles plantados. Madrid había recobrado sus pulmones verdes... ¿Tan rápido?

Ecologistas en Acción, ARBA, TREPA, plataforma Salvemos la Casa de Campo y otras organizaciones ecologistas salieron en tromba para denunciar que el anuncio "era pura propaganda y autobombo". "Lo que no ha dicho ni ha recordado [el alcalde] es que los árboles plantados, en su mayoría no superan las dos savias, que no tiene nada que ver en tamaño y función ecológica con los que se llevó Filomena por delante, y que hasta que los árboles plantados cumplan las funciones que cumplían los talados han de pasar años", podía leerse del comunicado que emitieron.

Fernando Gómez, fundador de la Asociación Mesa del Árbol de Carabanchel, también firmó aquella misiva. Meses más tarde, atiende a este medio después de visitar junto a otros voluntarios la zona de Islazul. "Queríamos ver si algún proyecto de árbol había sobrevivido al verano". Lamentablemente, se han cumplido sus peores presagios. "De cada diez o veinte, hay uno que está un poquito verde".

Y, a su juicio, gran parte de culpa la tienen las instituciones. "Es que se ha plantado sin ton ni son", se indigna Gómez antes de ametrallar todos los errores que cree que cometió el Consistorio en la plantación. La temporada: "Se pusieron en mayo, cuando lo mejor es otoño e invierno". La edad de los árboles: "Solo tenían un año de vivero y se recomienda que tengan 3 o 4". El riego: "Tienen que regarse al menos una vez por semana, hasta cumplir los dos años" (algo que cree que no se ha llevado a cabo) Y el lugar: "En mucho casos se han plantado sobre escombros y restos de obra".

Incluso, "se colocaron proyectos de árboles -se niega a llamarle árboles- bajo tendidos eléctricos, con el riesgo que conllevan los campos magnéticos, al producir chispas que pueden ser causantes de incendios forestales", alerta. 

Árboles plantados bajo el tendido eléctrico en la M-40 Islazul, en Carabanchel Alto.
Árboles plantados bajo el tendido eléctrico en la M-40 Islazul, en Carabanchel Alto.
Mesa del Árbol de Carabanchel

El portavoz socialista de Medio Ambiente y Movilidad, Ignacio Benito, también visitó durante sus días de asueto algunas puntos de la ciudad donde se plantaron árboles. Esta semana ha iniciado una campaña en redes para contar su experiencia, que también comparte con 20minutos.  

"Da la sensación que solo querían el titular y que la viabilidad de los árboles era lo que menos les importaba. Pero la realidad es que el dinero invertido ha ido a la basura y que Madrid es cada día una ciudad menos verde..."

Benito adelanta su intención de preguntarle a Almeida sobre esta cuestión en el Pleno de Cibeles del mes de septiembre, y espera que la conciencia medioambiental que demuestran los vecinos se "contagie mínimamente a los responsables municipales antes de que mueran los pocos árboles que aún sobreviven". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento