Cae en Alicante y Murcia un grupo especializado en clonar tarjetas SIM que había estafado hasta 126.000 euros

La Guardia Civil de Alicante, en el marco de la operación Rulsimlute, ha desarticulado un grupo criminal asentado en Alicante y Murcia supuestamente especializado en ciberestafas por los métodos de 'phishing' y de 'SIM swapping' -clonación de tarjetas SIM- que habría obtenido una cuantía económica de más de 126.000 euros de manera ilícita procedente de las cuentas bancaria de sus víctimas.
Cae en Alicante y Murcia un grupo especializado en clonar tarjetas SIM que había estafado hasta 126.000 euros
Cae en Alicante y Murcia un grupo especializado en clonar tarjetas SIM que había estafado hasta 126.000 euros
20M EP

En el operativo los agentes han detenido a todos los miembros de la banda: tres personas consideradas presuntas cabecillas del grupo y 13 'muleros económicos', a quienes se les imputa los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, usurpación de estado civil, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas, según ha informado la Policía.

El grupo se habría apoderado físicamente del dinero estafado por medio de transferencias bancarias o por reintegros en cajeros de salones de juegos. ALos agentes han logrado recuperar más de 90.000 euros del total de las cuantías estafadas en diferentes puntos del territorio español.

El Juzgado de Guardia e Instrucción de Orihuela, que es la autoridad judicial que lleva la causa, ha decretado el ingreso en prisión de uno de los presuntos cabecillas y ha dejado en libertad con medidas cautelares al resto de involucrados.

En el mes de marzo de 2022, tras las denuncias interpuestas por un banco español, la Guardia Civil de Alicante tuvo conocimiento de que varios de sus clientes estaban siendo víctimas de unas estafas cometidas por medio de la utilización de las nuevas tecnologías. Al no tratarse de un hecho aislado, los agentes dieron inicio a la operación 'Rulsimlute'.

Tras el análisis de la documentación recabada y el estudio del modus operandi, los agentes llegaron a la conclusión que se encontraban ante un grupo criminal con un alto nivel de especialización en lo referente al uso de las nuevas tecnologías, ya que utilizaba un sistema que resultaba de la combinación de dos métodos conocidos y utilizados por los ciberdelincuentes.

Por un lado, para obtener los datos personales de sus posibles víctimas utilizaban el método del 'phishing', y para ello enviaban de forma masiva correos electrónicos fraudulentos, para suplantaban la identidad de un conocido banco español.

Y por otro lado, el anterior método era combinado por otro conocido como 'SIM swapping' o clonado de tarjeta SIM. Durante la aplicación de este nuevo método, entraba en acción uno de los líderes de la banda, que trabajaba en una tienda de telefonía móvil de la localidad de Orihuela.

El trabajador solicitaba un duplicado de la tarjeta SIM vinculada al número de teléfono de la víctima elegida, posteriormente tomaba el control de su banca digital y así de forma fraudulenta, transfería grandes cantidades económicas desde la cuenta bancaria de la víctima hasta las cuentas de las mulas económicas.

ESTRUCTURA

Los agentes determinaron que la banda se encontraba estructurada de una manera organizada y definida, distribuyendo previamente a la comisión de los delitos las tareas de forma concreta y disciplinada.

El grupo criminal estaba compuesto por un lado por los líderes: el empleado de la tienda de telefonía móvil, un varón de 40 años, y por dos hermanos de 35 y 33 años. Estos últimos tenían el rol de dirección de la banda, captación y control de los muleros económicos.

Por otra parte, se encontraba la red de muleros, quienes facilitan sus números de cuenta bancaria para recibir de forma fraudulenta las transferencias económicas procedentes de las cuentas de las víctimas, pero también realizaban extracciones bancarias o compras en salones de juegos ubicados en la zona de la Vega Baja y Murcia.

Posteriormente, a cambio de una remuneración económica, entregaban las cantidades estafadas a los considerados cabecillas. Una vez identificados y localizados todos los miembros del grupo delictivo, entre los meses de marzo a junio de este año, los agentes de forma escalonada, llevaron a cabo la explotación de la operación.

En primer lugar, el día 30 de marzo se detuvo al trabajador de la tienda de telefonía y líder de la banda tras un registro en su domicilio en la localidad de Elche. El mismo día en diferentes actuaciones de la operación, se detuvo a 10 mulas económicas.

A continuación, el día 5 de mayo se detuvo a los dos hermanos y se llevaron a cabo registros en sus dos viviendas ubicadas en Orihuela y Redován. Finalmente, la explotación concluyó el día 1 de junio con la detención de tres nuevas mulas económicas. En total han sido arrestados un total de 13 'mulas', de entre 26 y 48 años, una de ellas mujer y el resto varones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento