Una madre y su hija tenían diez toneladas de basura en su casa

Viven en Santa Fe y desde hace una década son atendidas por los Servicios Sociales. El olor era insoportable, según los vecinos.
Los operarios tardaron diez horas en vaciar la basura de la casa. Llenaron 16 contenedores.
Los operarios tardaron diez horas en vaciar la basura de la casa. Llenaron 16 contenedores.
Cristina Villanueva
Patas de jamón, muebles rotos, botes vacíos, fruta podrida... y todo lo que se pueda imaginar hasta llegar a unas diez toneladas de basura. Esto es lo que se encontraron ayer los operarios del Ayuntamiento de Santa Fe al entrar en una de las viviendas de la localidad. Cinco obreros tardaron más de diez horas en llenar 16 contenedores con las pertenencias de las propietarias de esta casa, ubicada en la calle Carlos III.

La historia no es nueva para los vecinos. Hace poco más de un año, el Ayuntamiento sacó de este mismo domicilio, en el que viven una madre (de 60 años) y su hija (de 30), otras tantas toneladas de basura.

El olor y las ratas suponen ya una señal de alerta para que los residentes de este barrio santafereño sepan adónde acudir. «Todos los años, desde hace más de diez, se repite la historia. Vamos al Ayuntamiento, se pide una autorización judicial para entrar en la casa, quitan la basura y vuelta a empezar».

Integradas

Los técnicos municipales aseguran que las dos mujeres son atendidas por Servicios Sociales desde hace varios años, «pero poco se puede hacer. Ellas están relativamente integradas en el barrio, visten de forma decente, no tienen discusiones... y, bueno, lo único es que acumulan todo lo que se encuentran en la calle».

Tal es la obsesión de las inquilinas de esta vivienda social que, según los vecinos, «recogen las bolsas de basura de los supermercados, rebuscan en los contenedores, y todo lo que encuentran se lo traen a casa».

El mayor almacén, dicen, «está en el patio, ahí es donde ponen todo lo que huele, y el resto, dentro de la casa». La situación era ayer tan rocambolesca que los operarios tuvieron que entrar en el domicilio de uno en uno,  «porque había tantas cosas que no cabíamos».

El síndrome de Diógenes

Los técnicos de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Santa Fe piensan que «estas dos mujeres pueden padecer el síndrome de Diógenes». La enfermedad afecta a más de 1.200 españoles al año, cuya obsesión es acumular objetos inservibles y basura. Normalmente viven por propia voluntad en situaciones de pobreza extrema y rehúyen cualquier contacto con otras personas. Suelen padecerla mujeres mayores de 65 años que han sufrido situaciones de estrés o la muerte de un ser querido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento