Un operario retira la placa franquista de Numància, 145.
Un operario retira la placa franquista de Numància, 145. Oriol Vila / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Los vecinos del número 145 de la calle Numància de Barcelona no tendrán que ver ya cada día el yugo y las cinco flechas franquistas que estaban en una placa colocada en la fachada. Estos símbolos fascistas constan desde 1963. Ayer, operarios municipales retiraron gratis el primero, 34 años después de la muerte del dictador.

Es un símbolo fascista de un partido que hizo mucho daño; ni siquiera es un símbolo de la patria

Como ellos, 336 comunidades de vecinos eliminarán poco a poco este símbolo, adoptado por la Falange en 1934 y que la dictadura propagó, por ejemplo, en todas las placas del Ministerio de la Vivienda. Dos operarios, pertrechados con una escalera, dos vallas y algunas herramientas, quitaron el jueves la primera.

«Es un símbolo fascista de un partido que hizo mucho daño; ni siquiera es un símbolo de la patria», explica la presidenta de la comunidad de vecinos del bloque, Maria Teresa Aparicio. «En Berlín sería impensable ver una cruz gamada en la fachada. Pues aquí, igual», razona.

Aun así, en su inmueble hubo «dos vecinos» que «llamaron» al Institut Municipal de Paisatge Urbà «para que no quitasen» el rótulo, comenta. En Barcelona, según el recuento que se hizo en 2008, hay 4.438 símbolos predemocráticos. La Ley de Memoria Histórica obliga a las administraciones a eliminar escudos, insignias o placas. El Ajuntament las quitará gratis en 336 edificios, que dieron luz verde al consistorio. El resto lo deberán costear las comunidades.

En Berlín sería impensable ver una cruz gamada en la fachada. Pues aquí, igual

En la ciudad todavía se pueden ver símbolos franquistas, como en el medallón del monumento dedicado a Pi i Margall. En 1939 se reconvirtió en un recuerdo a La Victoria. Se encuentra en el Eixample y su retirada está en fase de estudio. El último en ser eliminado fue el dedicado a José Antonio Primo de Rivera en el Eixample.