Agentes de la Policía Nacional de Sevilla adscritos al Grupo de Atracos, conjuntamente con efectivos de la Comisaría de Dos Hermanas, han detenido a cinco vigilantes de seguridad, integrantes todos ellos de una banda organizada que se dedicaba presuntamente a cometer asaltos en Sevilla capital y su provincia, concretamente en las empresas en las que trabajaban.

Los agentes sospecharon que la información necesaria para ejecutar los robos podría haber partido de algún empleado

Según informó la Policía Nacional en un comunicado de prensa, las pesquisas se iniciaron a raíz de la comisión de dos robos con intimidación con arma de fuego, uno en un parking de un centro comercial de Sevilla y otro en un supermercado en Dos Hermanas. Ambos casos cumplían un idéntico patrón delictivo e hicieron sospechar a los agentes de que la información necesaria para ejecutar los robos podría haber partido de algún empleado.

Tras varios meses de investigaciones, los agentes determinaron la participación de los detenidos en cuatro asaltos cometidos en los últimos meses, concretamente dos robos con intimidación con arma de fuego, un robo con fuerza, además de un hurto.

Con antecedentes

Así, los detenidos son Luis C.C., de 38 años y con una detención anterior por un delito contra la salud pública; José María G.V., de 41 años y sin antecedentes; Manuel M.J., de 36 años y once detenciones anteriores por delitos violentos contra el patrimonio y tenencia ilícita de armas; Manuel G.N., de 47 años y sin antecedentes, e Israel E.R.C., de 35 años y sin antecedentes.

En cuanto al 'modus operandi', los detenidos se valían de sus conocimientos y condición de vigilantes de seguridad en los lugares asaltados para favorecer sus robos. Así, conocían de primera mano dónde se hallaban las cajas fuertes y los sistemas de seguridad de que estaban dotadas, así como otra información vital y medios necesarios para tratar de cometer impunemente los delitos.