Sospechan que alguien inyectó drogas a asistentes en el concierto de Texas antes de la avalancha mortal

Un cartel luminoso advierte de la cancelación del festival Astroworld tras una avalancha mortal en Houston, Texas.
Un cartel luminoso advierte de la cancelación del festival Astroworld tras una avalancha mortal en Houston, Texas.
EFE / EPA / Ken Murray

Las autoridades de Houston (Texas, EE UU) se encuentran investigando las circunstancias que provocaron la avalancha que acabó matando a 8 personas en pleno concierto del rapero Travis Scott. Una de las hipótesis que barajan las autoridades es la posibilidad de que alguien empezara a inyectar drogas a asistentes al concierto y eso provocó la estampida mortal, una teoría mencionada este sábado por el jefe de Policía de Houston, Troy Finner.

Según ha indicado Finner en rueda de prensa, hubo varias sobredosis de opioides en el concierto, entre ellas, la de un agente de seguridad que intentó inmovilizar a alguien y recibió un "pinchazo" en el cuello.

Este agente perdió el conocimiento y, para recobrarlo, tuvo que recibir un fármaco llamado Naloxona, que sirve para revertir rápidamente una sobredosis de opioides, ha explicado Finner.

Por su parte, el jefe de bomberos de Houston, Sam Peña, ha asegurado que el personal médico que estaba en el concierto tuvo que administrar "varias" dosis de Naloxona, pero no dio un número exacto.

Según Finner, la investigación tiene carácter criminal y están implicadas las unidades de homicidios y narcóticos del departamento de Policía de Houston.

El suceso se produjo sobre las 21.15 h del viernes (3.15 h del sábado, hora peninsular española), cuando unas 50.000 personas se agolpaban al aire libre para disfrutar del concierto del rapero Travis Scott.

De repente, se desató el pánico y la multitud empezó a empujar en la dirección del escenario, mientras se producían peleas entre los asistentes y algunos perdían el conocimiento.

Otro de los puntos que se están examinando, según ha indicado Lina Hidalgo, juez administrativa del condado Harris —donde está Houston— son los planes de seguridad que diseñaron los organizadores del festival Astroworld, donde se enmarcaba este concierto. "Esos planes quizás no eran adecuados o quizás eran buenos, pero no se siguieron", ha dicho.

Tanto la seguridad como la atención médica del evento corrían a cargo de una tercera empresa contratada por Astroworld, aunque la policía y el departamento de bomberos de Houston estaban prestando asistencia.

En concreto, en el recinto del concierto había 528 agentes del departamento de la Policía de Houston y 755 oficiales de empresas de seguridad privada, ha informado Finner, que ha pedido colaboración ciudadana para acelerar las pesquisas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento