Esperanza Aguirre.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Ángel Díaz / EFE
La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha dicho este viernes en una entrevista radiofónica que no admite que se le acuse de "catalanofobia", puesto que "ama y admira a los catalanes". También ha negado que critique la cantidad que Cataluña recibirá con la nueva financiación porque "todo
lo que conviene a Cataluña conviene a Madrid".

Sin embargo, cree que "no es muy serio" que el nuevo modelo incluya "creatividades estadísticas para perjudicar a la Comunidad de Madrid" y denuncia, aunque le gustaría pensar que no es así, que el Gobierno haya preferido negociar primero el sistema con ERC para mantener apoyos en el Congreso de los Diputados.

En una entrevista en la Cadena SER, la presidenta madrileña se ha esforzado en explicar que no tiene "nada contra los extremeños, contra los andaluces ni mucho menos contra los catalanes o contra los gallegos".

Me tienen que garantizar la suficiencia financiera

Madrid, ha asegurado, no ha dicho que no quiera dar dinero a Extremadura o a Andalucía, eso es "absoluta y totalmente falso", sino que ha exigido al Gobierno que garantice la suficiencia financiera del modelo para que, "si vienen mal dadas como parece y se recauda menos", su Comunidad no tenga que cerrar hospitales o dejar de pagar los sueldos a los maestros.

"Me tienen que garantizar la suficiencia financiera", ha insistido la presidenta, que ha declarado que la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, le explicó "la cifra" de Madrid en una reunión, aunque ella le dijo que no le importaba "la cifra para un año", que es "pan para hoy y hambre para mañana", sino "el modelo".