La reunión del G-8 en L'Aquila arranca tras un polémico caos en la organización

  • EE UU ha tenido que tomar el control, según The Guardian.
  • El diario asegura que se ha propuesto la expulsión de Italia del G-8.
  • Habla de España como país candidato a sustituirla en el grupo.
  • La crisis, el hambre y el cambio climático, los retos de la cumbre.
Vista general de la sala en la que se reunirá el G-8.
Vista general de la sala en la que se reunirá el G-8.
Tony Gentile / REUTERS
Los jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías del mundo se reunirán a partir de este miércoles en la ciudad italiana de
L'Aquila, con ocasión de la cumbre anual del
G-8, que este año es presidido por Italia. Entre los temas, afrontarán la
crisis económica y el
cambio climático, así como la
lucha contra la pobreza y la situación en Afganistán, Oriente Próximo e Irán, entre otros.

La presidencia italiana del G-8 ha convocado a los miembros del G5 (China, la India, Brasil, México y Suráfrica) y otros
catorce países, entre ellos España, además de los miembros del club: EE UU, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá, Rusia e Italia.

La reunión viene precedida de la polémica levantada por la
falta de planificación italiana en la organización del evento, hecho que, según publica el diario inglés
The Guardian, ha obligado a EE UU a tomar el control de la cumbre.

El disgusto con Italia ha llegado al extremo, dice el periódico, de que se ha llegado a insinuar la posibilidad de proponer la
expulsión de ese país del G-8 o de cualquier otro grupo que se convierta en su sucesor. Una posibilidad discutida en las capitales europeas, según
The Guardian, es que
la sustituya España, que tiene una renta per capita mayor que Italia y dedica un mayor porcentaje de su producto interior bruto (PIB) a ayuda al desarrollo. Por su parte, el primer ministro italiano,
Silvio Berlusconi, ha querido restar importancia a la noticia calificando esas afirmaciones como "un gran y colosal error de un
pequeño periódico".

En la víspera de la cumbre, las
protestas de los antiglobalización ya han comenzado en Italia, con la detención de 35 personas en las primeras
manifestaciones y la denuncia de cinco personas que transportaban bates de béisbol y de hierro en su furgoneta, en L'Aquila.
Varios temas sobre la mesa

Al margen de controversias, el G-8 tendrá sobre la mesa el reto de seguir buscando soluciones para sacar a la economía global de la
crisis económica. Italia ha elaborado junto a la
doce puntos para enmendar las reglas de la economía global, como la
lucha contra el proteccionismo o el establecimiento de unas reglas más transparentes para el sistema financiero.

Asimismo, varios líderes europeos, entre ellos el presidente francés,
Nicolas Sarkozy, y el primer ministro inglés,
Gordon Brown, han pedido objetivos a medio plazo para luchar contra el
cambio climático. Además, está previsto que los países reunidos en la cumbre alcanzarán un acuerdo para destinar
12.000 millones de dólares al desarrollo agrícola en un plazo de tres años.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento