La Generalitat catalana evaluará a todos los presos para determinar el riesgo de que tengan conductas agresivas, y no sólo a los que cumplen condena por delitos violentos, a través de un sistema con un
75% de fiabilidad de las predicciones. Así lo ha comunicado este lunes la consejera catalana de Justicia, Montserrat Tura, que explicó que el nuevo método, e-Riscanvi (e-Riesgocambio), establece una escala para evaluar si el preso tiene riesgo alto, medio o bajo de tener conductas violentas.

Tura recordó a la ciudadanía que no existe el 'riesgo cero' de reincidencia
Tura recordó a la ciudadanía que no existe el 'riesgo cero', y que lo útil de este programa será que se mejorará el tratamiento de los internos. El sistema, que surge de las conclusiones de la Comisión de Estudio de la Reincidencia en Delitos Graves, reconoce cuatro tipos de conductas violentas: autodirigida (suicidio o autolesiones), intrainstitucional (contra internos o personal penitenciario), quebrantamiento de condena (escapar o no regresar de un permiso) y reincidencia en delitos violentos.

El sistema se ha elaborado y probado durante 16 meses en 675 presos aleatorios y se ha comparado con los datos obtenidos con otros 225 a los que no se les ha aplicado la herramienta. Su aplicación se hará en varias fases. Desde abril y hasta junio, un total de 134 profesionales, entre mandos intermedios, equipos de violencia de todos los centros, y dos equipos especializados de la Modelo, se han formado para empezar a aplicarlo.

Se empezará evaluando a todos los presos que ingresen en la cárcel, después a los que se clasifican en un módulo concreto y finalmente al resto, en un proceso que puede durar varios meses. Hasta el momento ya se ha evaluado a diez presos con este método.

Los reclusos serán evaluados como mínimo cada seis meses, lo que hará que la calificación del riesgo sea dinámica y se adapte a las circunstancias de cada momento, aunque algunas como la edad, el género, el número de víctimas o el uso de la violencia, serán permanentes.