La Renta Básica tarda 7 meses en llegar.
La Renta Básica tarda 7 meses en llegar. 20MINUTOS.ES

Ya no se trata de que caiga el consumo, de que se compren menos coches o de que ya no se renueve el armario en cada estación del año. Se trata de que la crisis está dejando la nevera vacía en muchos hogares. Cáritas ha pasado a la acción para paliar esta situación. Esta institución benéfica ha comenzado a distribuir entre 600 familias vizcaínas cheques canjeables por comida en los supermercados del territorio.

La iniciativa se hará en colaboración con supermercados Eroski. Cáritas entregará en sus centros asistenciales vales por valor de 25 euros. Los preceptores podrán ir al súper, comprar comida y pagar con ese boleto.

Entran en el programa únicamente los productos de primera necesidad. Es decir, la alimentación. Quedan excluidas las bebidas alcohólicas, perfumes o refrescos. En principio, Cáritas dará vales de 25 euros al mes, aunque podrán aumentar hasta los 75 si el preceptor tiene familiares a su cargo.

No se podrán pagar con los bonos bebidas, colonias...

Todos los ciudadanos tienen derecho a recibir de la Administración pública la Renta Básica, que va de los 640 a los 875 euros al mes. Pero la crisis ha sido tan severa que actualmente la Diputación tiene en espera 2.600 solicitudes de estas ayudas, según datos de la institución benéfica. Por eso, pasan de cinco a siete meses desde que un ciudadano pide la renta hasta que la cobra. Cáritas cubre ese lapso.

Además, para recibir la Renta Básica es obligatorio estar empadronado. Hay inmigrantes que no están en el padrón y, por tanto, no tienen acceso a esta prestación. Cáritas también cubre a este colectivo. En este programa también colabora Caja Laboral, que da el soporte financiero a la institución.

Lo difícil es pedir

Ya se sabe que dar es relativamente fácil, y que lo verdaderamente duro es pedir. Hasta ahora, Cáritas hacía reparto de comida en sus centros asistenciales. Los preceptores iban allí y salían con una bolsa llena de alimentación. La lesión anímica en este trasiego era evidente.

La institución benéfica ha recurrido a los bonos canjeables en los supermercados para ahorrar a los ciudadanos el mal trago de tener que ir a pedir comida. Los vales son un procedimiento más discreto.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO