Un grupo integrado por unas cien personas pertenecientes al colectivo Rompamos el Silencio 
ha ocupado de forma pacífica sobre las 11.00 horas el Casino de Madrid, ubicado en la calle Alcalá de la capital, para denunciar que "la crisis no la pagan quienes se benefician de la especulación, sino los ciudadanos de a pie". Una hora después la policía entraba en el edificio y comenzaba a desalojar a los manifestantes, tal y como ha relatado el portavoz del colectivo, Luis González, en declaraciones a 20minutos.

Aquí dentro no se ven las crisis, aquí no se pasan sino que se gestan

Luis González, que estaba siendo desalojado por la policía junto al resto de los manifestantes mientras hablaba con 20minutos, contaba que sobre las 11.00 horas un grupo de unas cien personas ha entrado pacíficamente en el edificio del Casino de Madrid y ha desplegado una pancarta con el lema Por estas puertas no entra la crisis. "Aquí dentro no se ven las crisis", señalaba, "aquí no se pasan sino que se gestan".

Según González, en un principio habían obtenido el permiso de la Policía, que tan sólo una hora después de entrar al edificio, comenzó a desalojarles para llevarles a la Comisaría de Moratalaz, siguiendo "órdenes directas de la Delegación del Gobierno que ha decidido detener a todo el mundo cuando la acción ha sido muy tranquila y cuando sólo queríamos entrar en los lugares donde no nos dejan entrar habitualmente". 

La idea era llevar a cabo una rueda de prensa tras desplegar la pancarta, aunque finalmente "nos están llevando uno a uno", dijo González, "nosotros estamos ejerciendo resistencia pacífica". Se trata de un acto simbólico "en un edificio que representa el poder del capital madrileño" para denunciar "la ostentación y la desigualdad que hay en España".

Semana de movilizaciones

Esta protesta se enmarca en la semana de movilizaciones convocada por el colectivo Rompamos el Silencio para, entre otros objetivos, reivindicar la creación de espacios autogestionados y denunciar la privatización de servicios públicos como la enseñanza o la sanidad.

El primer acto de protesta tuvo lugar el pasado sábado, cuando una treintena de personas ocupó el edificio de los antiguos cines Luna de Madrid, en la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta. El colectivo Rompamos el silencio, que ha protagonizado varias ocupaciones en lo últimos años, agrupa a diversas organizaciones sociales de Madrid y promueve "acciones directas no violentas", con el objetivo de "hacer visibles conflictos sociales que habitualmente permanecen ocultos".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID