La AVT se rompe por la mitad entre los partidarios de Casquero y de Alcaraz

  • La asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo ha aprobado este sábado, en medio de descalificaciones, las cuentas para el 2010.
  • En las semanas previas a la asamblea, Alcaraz, anterior presidente, había acusado al actual de adulterar las cuentas del colectivo.
Francisco José Alcaraz, durante una manifestación de la AVT. (ARCHIVO).
Francisco José Alcaraz, durante una manifestación de la AVT. (ARCHIVO).
ARCHIVO

La asamblea anual de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha puesto este sábado en evidencia la ruptura entre los afines de su presidente, Juan Antonio García Casquero, y los de su antecesor en el cargo, Francisco José Alcaraz, en una reunión celebrada en un ambiente de fuerte tensión.

La asamblea, que aún no ha finalizado, tenía como fin aprobar la gestión de la junta liderada por García Casquero, quien relevó en abril de 2008 a Alcaraz tras cuatro años en el cargo marcados por el enfrentamiento con el Gobierno por su política antiterrorista y el proceso de diálogo con ETA.

También se iban a nombrar los puestos de tesorero y secretario, vacantes por las dimisiones de dos miembros críticos con la junta. El debate de estos dos primeros puntos del orden del día, que se ha prolongado durante tres horas, se ha desarrollado en medio de un clima de discordia que se ha traducido en descalificaciones.

"¡Esto es una vergüenza!", "¡eres un caradura!", "¡chorizo!", "¡nos has engañado!", eran algunos de los gritos que se han cruzado en la sesión celebrada en el centro Luis Vives de la Universidad del CEU en Madrid. Uno de los afiliados a la principal asociación de víctimas ha tratado de resumir la disputa: "Esto se ha convertido en una lucha de poder". Otro hacía lo propio en tono autocrítico: "Hemos dado un espectáculo".

"Lo que te dice (García Casquero) un día te lo niega al otro. Es un entregado a (Alfredo Pérez) Rubalcaba", le ha reprochado Chema Arconada, delegado de la AVT por Palencia. Entre los asistentes, ha estado José Antonio Ortega Lara, víctima del secuestro más largo de ETA, quien también ha mostrado su descontento por la tarea del actual presidente de la AVT.

Presupuestos, aprobados por mayoría

La asamblea anual ha aprobado, por mayoría, las cuentas, el presupuesto, el plan de acción y la gestión de la junta directiva, encabezada por García Casquero, ha informado una portavoz de esta asociación.

Otro de los puntos más destacados de esta asamblea, en la que se ha puesto de manifiesto la ruptura entre los partidarios del actual presidente y los de su antecesor Francisco José Alcaraz, ha sido la afluencia de socios, que este año ha alcanzado la cifra de 441, el doble del pasado año.

La asamblea ha finalizado a primera hora de la tarde con la votación de cuatro puntos: cuentas, presupuesto, plan de acción y gestión de la junta directiva. Los cuatro puntos han sido aprobados por mayoría, según la portavoz de la AVT.

Adulteración de las cuentas

A pesar de que las cuentas han sido aprobadas, la gestión económica de García Casquero, cuyo mandato concluye dentro de un año, ha sido puesto en entredicho por los partidarios del anterior presidente, Alcaraz.

En las semanas previas a la asamblea, Alcaraz había acusado al presidente de la AVT de adulterar las cuentas del colectivo, en las que hay fondos públicos y aportaciones privadas.

Por este motivo, había exigido antes del cónclave disponer de la contabilidad de la AVT del último año y de la auditoría realizada, así como de los contratos de personal y con empresas hechos desde la llegada a la presidencia de García Casquero por un período de dos años.

También había reclamado las copias de los procesos judiciales iniciados en la Audiencia Nacional desde que abandonó la presidencia del colectivo y el coste de las denuncias y querellas interpuestas, algunas de ellas contra periodistas.

Según las fuentes de la directiva, "las cuentas están saneadas y perfectamente auditadas", por lo que no se justifican las acusaciones de falta de transparencia vertidas por Alcaraz. Desde el nombramiento de García Casquero, la división ha ido agrandándose entre las dos facciones de la AVT, fundada en 1981 y que en la actualidad cuenta con unos 3.200 socios.

Los simpatizantes de Alcaraz enviaron una carta al presidente de la AVT el pasado mes de noviembre denunciando la falta de legitimidad de la directiva tras la renuncia de dos de los miembros de la junta contrariados por la posición oficial. En la misiva, se acusaba a García Casquero de haber hecho más daño a la AVT en seis meses que en los cinco años de mandato del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento