La reforma de Telemadrid impulsada por el PP sale adelante entre críticas de "cacicada" y "secuestro" y gracias a Vox

Más Madrid pedirá al Gobierno que presente un recurso de inconstitucionalidad ante la reforma de la ley de Telemadrid
Imagen de archivo de la sede de la radiotelevisión pública de la Comunidad de Madrid.
20M EP
Imagen de archivo de la sede de la radiotelevisión pública de la Comunidad de Madrid.
Atlas

La reforma de Telemadrid presentada por el PP, que implica el cese del actual director general y cambios en el sistema de elección del Consejo de Administración entre otros aspectos, ha sido aprobada este jueves por la Asamblea de Madrid. La proposición de ley ha salido adelante con los únicos votos a favor de los populares y gracias a la abstención de Vox. 

Horas antes, durante el debate parlamentario, Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos no han ahorrado en adjetivos para justificar su postura contraria a la proposición. "Día negro y triste", "cacicada", "secuestro de facto" o debate "mermado" son algunos de los calificativos que se han escuchado en el hemiciclo, una oposición a la que incluso se ha sumado Vox. 

Esto ha provocado que el PP se haya quedado solo en la defensa de su proposición, alegando que garantiza una radiotelevisión pública "plural", "eficaz", "austera" y "transparente". "No queremos cerrar Telemadrid, queremos reforzarla y mejorarla (...) Radiotelevisión Madrid no corre ningún peligro", ha aseverado Almudena Negro, la diputada del PP que se ha encargado de defender la propuesta. 

Tras ella, han ido desfilando por la tribuna los portavoces de los grupos parlamentarios, simplemente para fijar su postura respecto a la iniciativa del PP, la primera de carácter legislativo que presenta esta legislatura. No ha habido presentación de enmiendas, porque es una prerrogativa que pierden los grupos con el procedimiento de lectura única, que ha sido el elegido por los populares para sacar adelante la reforma.

El recurso a este mecanismo se ha votado en el pleno antes de las intervenciones y se ha validado con el voto afirmativo del PP, la abstención de Vox y la negativa de la izquierda. Con el mismo respaldo ha salido adelante la reforma pasadas ya las 21.00 horas de pleno, al filo de cumplirse las 12 horas de sesión.

"Estamos en un día negro, por lo negro y triste que es", ha señalado Vanesa Lillo, diputada de Unidas Podemos, al subirse a la tribuna de oradores, desde donde donde ha opinado que el objetivo de la reforma es que el Gobierno autonómico "controle" la corporación pública. Además, Lillo ha opinado que el PP ha "secuestrado de facto" el debate parlamentario al recurrir a la lectura única. "Esta modificación es una cacicada (...) les dan los números y lo van a hacer porque les da la gana", ha añadido. 

El objetivo de cambiar la ley cuando aún no han pasado seis años de su entrada en vigor, había explicado Almudena Negro (PP) minutos antes, es corregir "abusos" y "disfuncionalidades" de la regulación de 2015, así como que el Consejo de Administración "refleje" la realidad del hemiciclo de la Asamblea. 

Aunque Vox se ha abstenido en la votación, lo que ha posibilitado su aprobación, su portavoz en el debate, José Luis Ruiz Bartolomé, ha sido muy crítico con la proposición del PP. El diputado ha insistido que la iniciativa corresponde solo a los populares y les ha afeado que no hayan incluido en ella referencias al "adelgazamiento" de las estructuras del ente y de su presupuesto o a la transparencia. "Su único afán es de intervención política", ha enfatizado, para añadir que la reforma era una "pura y dura toma de control". 

A pesar de estos duros reproches, Ruiz Bartolomé ha justificado la postura de Vox diciendo que se trata de una abstención "activa y militante" que servirá para "vigilar" que los populares no utilizan la corporación "para sus intereses"

La socialista Isabel Aymerich ha recordado que su grupo está estudiando la posibilidad de presentar de un recurso de inconstitucional a la iniciativa por tramitarla por lectura única, lo que "merma" el debate y "anula" la capacidad de los grupos, a su juicio. "Esta reforma trata de poder", ha añadido la diputada, para añadir que considera que con esta reforma el PP trata de "devolver" la mayoría "conservadora" al Consejo de Administración, porque las audiencias, las cuentas y los órganos del ente están "bien".

"Público no quiere decir 'del gobierno', quiere decir de la ciudadanía", ha aseverado Aymerich. Tras la portavoz del PSOE se ha subido a la tribuna Hugo Martínez Abarca, diputado de Más Madrid, que ha calificado de "cacicada" la reforma del PP. El parlamentario del principal grupo de la oposición ha opinado que esta ley supone un "golpe muy duro", pero se ha mostrado seguro que la corporación se repondrá. 

Sobre José Pablo López, actual director general del ente y que será relevado cuando entre en vigor la reforma aunque le quedan dos años de mandato, ha asegurado que ha hecho una gestión "inteligente con pocos recursos", aunque acto seguido ha reconocido no coincidir con él en algunas decisiones. "Hoy asestan un golpe letal a Telemadrid, pero lo que empieza hoy es el final de Isabel Díaz Ayuso", ha afirmado Martínez Abarca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento