El Consejo de Guardianes examinará las quejas por los resultados electorales en Irán

  • Asegura que el análisis puede prolongarse más de una semana.
  • El líder de la oposición, Musaví, denunció fraude en el proceso.
  • Esta tarde reaparecerá en público en una gran manifestación.
Manifestantes iraníes protestan por el resultado de las elecciones en las calles de Kuala Lumpur (Indonesia).
Manifestantes iraníes protestan por el resultado de las elecciones en las calles de Kuala Lumpur (Indonesia).
REUTERS

El portavoz del poderoso Consejo de Guardianes iraní, Ali Kadjodai, ha confirmado que este órgano recibió el domingo las cartas de queja de dos de los candidatos y que las examinará "a partir de mañana" en un proceso que puede durar de "siete a diez días".

"La ley permite a los candidatos un plazo de tres días para protestar, por lo tanto los candidatos tienen tiempo hasta el fin del horario laboral de hoy para presentar sus quejas", dijo Kadjodai, a quien citó la televisión local.

El portavoz precisó, no obstante, que este Consejo admitirá únicamente aquellas quejas que estén bien documentadas y que puedan ser procesadas.

"Por ejemplo, uno de los candidatos ha protestado por los debates (en la televisión), de los que no somos responsables. Sin embargo, trataremos cuestiones como el tema de los papeletas y la presencia de los representantes de los candidatos en los colegios", agregó.

Irán aguarda en tensión el dictamen del Consejo de Guardianes, que debe validar los polémicos resultados electorales, denunciados por la oposición como fraudulentos y que han desatado la violencia en las calles.

Manifestacion

Esta tarde está previsto que el candidato opositor derrotado, Mir Husein Musaví, que ha sido quien ha presentado la protesta por posible fraude, acuda a la manifestación convocada esta tarde en Teherán para instar a sus seguidores a la calma.

Musaví, que desde hace varios días estaba bajo vigilancia en su domicilio, reaparecerá en público para hablar a sus seguidores en compañía del también candidato reformista, Mehdi Karrubí.

Su contrincante, el presidente Mahmud Ahmadineyad, a quien el Ministerio de Interior atribuye la victoria con un 62% de los votos, insistió el domingo en que las elecciones fueron "libres y limpias". Musaví, sin embargo, acusa tanto al mandatario como al citado ministerio de "haber influido en el resultado".

Respaldo al presidente

El líder supremo de la Revolución, Ali Jameneí, que nombra de forma directa a seis de los doce miembros que forman el poderoso Consejo de Guardianes, segundo máximo órgano de poder en el país, respaldó el pasado sábado la vitoria de Ahmadineyad y conminó al resto de los candidatos a que aceptasen el resultado.

El domingo garantizó a Musaví que su queja sería tratada con atención a través de los cursos legales.

En los días previos, uno de los miembros del Consejo acusó a los reformistas de buscar una "revolución de terciopelo", en referencia a Checoslovaquia en la década de los pasados años sesenta.

En los treinta años de Revolución Islámica, el Consejo de Guardianes no ha anulado ni una sola de las elecciones celebradas en el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento