Con tenedores o a mano: la 'fiebre del diamante' moviliza a miles de personas tras el descubrimiento de un pastor

  • El hallazgo se dio en la localidad de Ladysmith, una ciudad en el oeste de Sudáfrica, y miles de personas han iniciado sus propias búsquedas.
  • Los expertos desplazados a la zona descartan que sean piedras preciosas y dicen que podría ser cuarzo.
La fiebre del diamante desata este entusiasmo entre cientos de sudafricanos que llegan al lugar donde un pastor halló el sábado una piedra que no se ha confirmado que fuera preciosa. Pobres buscadores de fortuna excavan la tierra con picos, palas pero también con tenedores y sus propias manos con la esperanza de un giro radical en sus vida que les saque de la miseria y de los problemas de delincuencia. El efecto llamada ha movilizado a unas mil personas hasta esta explanada cercana a la ciudad sudafricana de Ladysmith, al oeste del país. Las piedras halladas podrían ser cristales de cuarzo y aun así la compraventa ha empezado. El departamento sudafricano de minas ha enviado a expertos en geología para una toma de muestras y análisis. Las autoridades locales dicen que esta práctica colectiva de recolección es ilegal. Les piden que se marchen con el argumento también de la pandemia, pero nada disuade por ahora esta fiebre del diamante.
La fiebre del diamante desata este entusiasmo entre cientos de sudafricanos que llegan al lugar donde un pastor halló el sábado una piedra que no se ha confirmado que fuera preciosa. Pobres buscadores de fortuna excavan la tierra con picos, palas pero también con tenedores y sus propias manos con la esperanza de un giro radical en sus vida que les saque de la miseria y de los problemas de delincuencia. El efecto llamada ha movilizado a unas mil personas hasta esta explanada cercana a la ciudad sudafricana de Ladysmith, al oeste del país. Las piedras halladas podrían ser cristales de cuarzo y aun así la compraventa ha empezado. El departamento sudafricano de minas ha enviado a expertos en geología para una toma de muestras y análisis. Las autoridades locales dicen que esta práctica colectiva de recolección es ilegal. Les piden que se marchen con el argumento también de la pandemia, pero nada disuade por ahora esta fiebre del diamante.
La fiebre del diamante desata este entusiasmo entre cientos de sudafricanos.
ATLAS

La fiebre del diamante bien podría tener que ver con un aumento de su precio o con una cierta locura por adquirirlos, pero en este caso no es así: sino que ha desatado el entusiasmo de miles de personas en torno a una aldea en la ciudad sudafricana de Ladysmith, en el oeste del país. Todo empezó, de hecho, con el sorprendente hallazgo de un pastor. Parecía que su descubrimiento eran piedras preciosas, y se produjo un efecto llamada.

La gente ha ido llegando desde distintos puntos del país y en una zona pobre como la que alberga este descubrimiento las personas han iniciado sus propias búsquedas usando desde palas hasta tenedores o incluso con sus propias manos. Pero queda la duda de si los diamantes son seguro diamantes. De momento, las primeras indagaciones desmontan esa teoría.

"Estaba entusiasmado por poder trabajar con diamantes, que es a lo que me dedico, pero a mi llegada a la zona me di cuenta de que esa alegría duraría poco, porque son piedras y no diamantes", aseguró a la prensa sudafricana uno de los expertos que acudió a la zona para confirmar el hallazgo. De todos modos, aunque los primeros trozos no sean de piedras preciosas, se ha abierto la posibilidad de que si las haya. En ese sentido, los ciudadanos continúan con sus búsquedas

Las piedras halladas podrían ser cristales de cuarzo y aun así la compraventa ha empezado. El departamento sudafricano de minas ha enviado a expertos en geología para una toma de muestras y análisis, pero como explicó el analista consultado, todavía no se ha llegado a una conclusión clara, más allá de que no se trata de diamantes. Las autoridades locales dicen que esta práctica colectiva de recolección es ilegal y piden a la gente que se marche del lugar alegando la delicada situación de la pandemia.

Más allá de todo esto, los expertos avisan de que en caso de que en algún momento aparecieran diamantes, su tratamiento tendría que ser muy específico. "Los diamantes necesitan una limpieza y un cuidado muy concretos, que no se pueden hacer con las manos", sostienen, y al mismo tiempo avisan de la delicadeza de las piedras preciosas, a las que una recogida 'brusca' podría dañar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento