Ese dato contrata con el 45,47 por ciento de las últimas elecciones, en 2004. Las encuestas sugieren que los comicios han estado marcados por una apatía generalizada de los votantes y un deseo de los ciudadanos de castigar a sus gobiernos por el manejo que han hecho de la crisis económica.