Controversia ante el fin de la mascarilla en exteriores: los expertos lo ven algo "prematuro" y piden esperar más tiempo

Una niña paseando con mascarilla por la playa
Una niña paseando con mascarilla por la playa en Galicia.
EUROPA PRESS/M.Dylan

"No voy a dar una fecha, pero es posible que no vayamos a tardar mucho en hacer propuestas claras para retirar el uso de mascarillas en algunas situaciones, no en todas". Estas son las palabras de Fernando Simón que este lunes dieron un empujón más de optimismo a la población Española. En su habitual rueda de prensa de los lunes, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) indicó que "a medida que la vacunación avanza", la situación epidemiológica en el país mejora "de forma homogénea". Este lunes la incidencia se encontraba en 151,8 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

"En unos días estaremos en una situación de inmunidad que hará que algunas de estas medidas (como las mascarillas) sí puedan ser generalizadas, pero hay que garantizar que la situación en todos los territorios es, si no igual, sí muy similar", ya que "no podemos volver a exponernos a brotes", añadió Simón. Por tanto, continuó, "es cuestión de ir identificando el momento adecuado que será cuando estemos en niveles de incidencias por debajo de 150, si puede ser 50 mejor", y partiendo de que "se pueden plantear muchas alternativas con las mascarillas", como empezar eliminando su uso en las residencias que ya tienen al personal y sus usuarios vacunados, concluyó.

¿Estás a favor de permitir quitarse la mascarilla en exteriores?

Mientras el ritmo de vacunación avanza en España (el 32% de la población ya tiene al menos una dosis y el 15%, la pauta completa) y la incidencia continúa a la baja (a falta de comprobar que las aglomeraciones registradas tras el fin del estado de alarma no alteran esta tendencia), la población espera la relajación de esta ansiada medida, que por ejemplo ya ha tomado EE UU, donde los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) ya permiten prescindir de la mascarilla en exteriores e interiores a las personas completamente vacunadas (dos dosis). Con una tasa de positividad de 1,26%, las autoridades neoyorquinas han asegurado que el próximo 1 de julio se procederá al levantamiento casi total de las restricciones impuestas desde la irrupción de la pandemia. En España, la tasa de positividad se sitúa en 5,38% a nivel nacional, con variaciones entre Comunidades que van desde el 1,56% (Ceuta) al 8,95% (Aragón).

Las palabras de este lunes de Simón han sido recibidas este martes con diversidad de opiniones entre expertos en epidemiología y salud pública consultados por 20minutos. El profesor de salud pública en la Universidad de Alcalá de Henares y miembro de la Sociedad Española de Epidemiología, Pedro Gullón, recuerda que "el uso de la mascarilla en exteriores tiene sentido en protección epidemiológica cuando no se puede mantener la distancia de seguridad con otras personas o vas a estar con ellas durante un tiempo". Por eso, cree que la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores y con distancia de seguridad entre personas es "más educativa" y para normalizar su uso en todas las situaciones que de protección. Considera que, para prescindir de las mascarillas en exteriores, "habría que estar seguros de que la incidencia está controlada y las UCI más desatascadas, no vayamos a tener un rebrote".

Sin embargo, el jefe de Medicina Preventiva del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria y secretario de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), Jesús Molina Cabrillana, considera que en exteriores "casi, casi ya se podrían empezar a quitar" las mascarillas, puesto que el 92% de los mayores de 60 años en España ya cuenta con al menos la primera dosis. Por eso, mantiene que "se debería empezar a plantear quitarla" y calcula que "como muy tarde, para dentro de un mes posiblemente se dé esa recomendación". El doctor se muestra partidario de empezar a relajar las medidas anticovid de forma "gradual" y "durante este verano, cuando se alcance la inmunidad grupal".

Un experto se muestra partidario de empezar a relajar las medidas anticovid de forma "gradual" y "durante este verano, cuando se alcance la inmunidad grupal"

Por su parte, el pediatra y epidemiólogo Quique Bassat, investigador ICREA en el Instituto de Salud Global de Barcelona, opina que "es difícil prever" cuándo podremos prescindir de mascarillas en exteriores y tiene claro que "con la incidencia que tenemos ahora, de 150 casos por cada 100.000 habitantes, es prematuro pensar en olvidarnos de la mascarilla" y se inclina por esperar a alcanzar los datos del verano de 2020, con incidencias de entre 10 y 25. Pero "la presión social va a empujar mucho, en paralelo a la vacunación, a abandonar el uso de la mascarilla" antes de alcanzar estas incidencias, agrega.

Según el protocolo Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de  COVID-19 elaborado por el Ministerio y las Autonomías, la 'nueva normalidad' se fija con incidencias menores o iguales a 25 casos por cada 100.000 habitantes y una positividad global semanal menor o máximo del 4%.

También se ha pronunciado el médico especialista de Enfermedades Infecciosas y director de Investigación del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, Juan A. Pineda, quien sostiene que "a más de dos metros de distancia", la eficacia de la mascarilla es "dudosa", por lo que países como Alemania no han llegado a obligar a llevarla en espacios abiertos. Pineda recuerda que EE UU ha podido dar este paso porque cuenta con más del 50% de la población con al menos una dosis y augura que "al ritmo de vacunación que vamos, lo lógico es que en junio o julio" España pueda dar este paso, cuando cuente con un 50-60% de la población con al menos el primer pinchazo de la vacuna.

¿Cuándo seguir usándola?

La mascarilla en interiores, donde el riesgo de contagio es mayor -especialmente en espacios con escasa ventilación-, va a quedarse con nosotros más tiempo. Quizá sea uno de esos hábitos adquiridos durante la pandemia que ha llegado para quedarse, especialmente en espacios públicos concurridos como transporte público o centros sanitarios. Así lo explican los expertos consultados, que coinciden en este punto.

"Durante un tiempo más, cuando nos reunamos con otras personas sin distancia de seguridad tanto en exteriores como interiores, y desde luego siempre en interiores, reuniones sociales, familiares, restaurantes o transporte público. Va a haber un salto diferente entre la mascarilla en exteriores y con distancia y en interiores", comenta Gullón.

En interiores como transporte público, supermercados, centros sanitarios o edificios públicos seguirá siendo necesaria "durante este año"

Molina considera también que debería seguir siendo obligatoria en aglomeraciones y en este punto observa un problema: "¿Cómo se dará el mensaje para que se entienda bien? Por eso creo que el Ministerio se mantiene reticente". En su opinión, en interiores como transporte público, supermercados, centros sanitarios y edificios públicos seguirá siendo necesaria.

Por su parte, Bassat cree que "está claro que habrá que seguir llevándola en interiores públicos, sobre todo", si bien señala que "si estás en un interior rodeado de personas vacunadas" se podrá prescindir de la máscara. "Pero en interiores públicos como cine, teatro, restaurante -cuando no estás comiendo-, en lugares donde no haya buena ventilación y no se pueda garantizar la distancia física, las mascarillas seguirán jugando un papel muy importante durante todo este año", abunda. 

Otra cosa, anota Bassat, es "a qué velocidad podremos prescindir de las mascarillas al aire libre, ha habido mucha discusión sobre esta medida, no sabemos realmente el valor añadido cuando estás en exteriores y con distancia de seguridad, se presupone que no mucho", termina.

Pineda agrega que para prescindir de la mascarilla en interiores necesitaremos llegar a la inmunidad de grupo, "que será más del 70% inicialmente estimado". Según sus cálculos, un 80-90% de la población, lo cual incluirá a los menores y abarcará hasta "final de año". Además, incluso después de alcanzar la inmunidad de grupo, recomienda seguir cubriéndose nariz y boca en grandes aglomeraciones de espacios no ventilados como transporte público y centros sanitarios, donde acuden pacientes con infecciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento