Los bastardos de Tarantino: un grupo de actores a la caza del éxito

  • Mike Myers es uno de los más conocidos y con una carrera más dilatada
  • Eli Roth ha dirigido 'Cabin Fever' y los dos 'Hostel'.
  • Diane Kruger protagonizó 'Troya'
  • Daniel Brühl es conocido por 'Good bye, Lenin' y 'Salvador'
Tarantino posa junto a Diane Kruger, Mike Myers, Daniel Bruhl y Lawrence Bender.
Tarantino posa junto a Diane Kruger, Mike Myers, Daniel Bruhl y Lawrence Bender.
Efe

Es de sobras conocida la afición de Tarantino por reclutar a actores desconocidos, estrellas en horas bajas o intérpretes de culto desconocidos por la audiencia. John Travolta, David Carradine, Sonny Chiba, Kurt Russell... todos ellos han tenido un papel más o menos importante en la filmografía del director de Knoxville. El caracter coral de muchas de sus cintas también ha ayudado a reunir un elenco de actores en el que se juntan caras conocidas con otras menos populares.

Y así llegamos a Inglourious Basterds, una película que desde sus orígenes ya sabía que, además de juntar un reparto numeroso, iba a tener presencia de varios puntos del globo. "No quería que los nazis de la película hablaran en inglés como en las películas de los sesenta", se justificó el realizador. Excepto Brad Pitt, cada bastardo tiene una carrera discreta, salvo excepciones.

Los anglosajones. Sin contar a Brad Pitt, destacan Eli Roth, el director de Cabin fever y de las dos películas de Hostel, producidas por el propio Tarantino. Otro de los bastardos que empieza a hacerse un nombre es B. J. Novak. Al que no le suene el nombre pero vea la versión norteamericana de The office lo tendrá más fácil. Es Ryan el becario. Mike Myers, de origen canadiense, también tiene un pequeño papel en la cinta. A Myers no hace falta darle mucho bombo, Austin Powers, Wayne's World o la voz de Shrek se cuentan entre sus papeles más conocidos.

Los alemanes. Tres de ellos destacan entre la multitud. Empezamos por Diane Kruger, la protagonista de Troya, que ha mantenido una carrera discreta hasta que Tarantino la ha puesto a protagonizar su útima cinta. Daniel Brühl goza de reconocido prestigio en Europa. Good bye, Lenin le valió el reconocimiento continental, y Salvador, en nuestro país, descubrió a un talento con cuerda para rato.

La gran revelación de la cinta es Christoph Waltz (nacido en Austria), en el papel de un cazador de judíos políglota que responde al nombre de Hans Landa. Waltz es un completo desconocido que había trabajado principalmente en televisión y que consiguió el papel después de una audición cuando Tarantino ya se daba por vencido para encontrar a alguien "que hablará idiomas con naturalidad y pudiera dar vida a un personaje tan peculiar". Por último, Michael Fassbender, actor de dilatada carrera a sus 32 años que dio el salto con 300, y que en este Cannes participa por partida doble (también protagoniza Fish tank).

De los actores que participan en las escenas rodadas en Francia destaca Mélanie Laurent, que interpreta a Shoshana Dreyfuss, una judía que escapa a la matanza de su familia y que planea el asesinato de Hitler en un pequeño cine de París. Laurent es conocida en su país (apareció en De latir mi corazón se ha parado, del favorito para la Palma de Oro Jacques Audiard), pero ha sido con Tarantino que ha tenido la primera oportunidad de destacar en Estados Unidos.

Todos ellos, junto a Tarantino y demás celebrities, compartieron la playa de Cannes en la fiesta que sucedió al pase oficial. El recinto era un Guantanamo en miniatura, guardias de seguridad con perros, vallas y demás obstáculos para impedir la entrada... El único lugar por el que se pdía acceder era a través del mar, pero no se vislumbró a ningún buzo saliendo del agua para compartir una copa con los bastardos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento