Kiko Rivera avisa a la grúa para que retiren la moto que su prima, Anabel Pantoja, tenía aparcada en su casa

Kiko Rivera y Anabel Pantoja.
Kiko Rivera y Anabel Pantoja.
GTRES

Anabel Pantoja y Kiko Rivera han decidido romper la relación de casi hermanos que mantenían. El DJ ya no está, ni siquiera, interesado en el contenido que su prima comparte en sus redes sociales y, por ello, ha decidido dejarla de seguir. Según Kiko, su prima no ha querido ni escuchar su opinión en la guerra que el músico mantiene con su madre.

El hijo de Isabel Pantoja ya no esconde su enfado y ha optado por distanciarse de ella. El unfollow podría avivar, aún más, el enfrentamiento familiar en el que está inmerso todo el clan Pantoja. Incluso, este martes se ha podido ver cómo una grúa se llevaba la moto que Anabel tenía en casa de su primo, una acción autorizada previamente por Kiko, que ha firmado todos los documentos necesarios para la retirada del vehículo.

Horas antes de que tuviera lugar este hecho, la colaboradora de Sálvame compartió un texto en sus redes sociales en el que escribió: "Las decisiones más difíciles son aquellas que nos obligan a dejar atrás lo que verdaderamente apreciábamos".

Cuando, hace meses, estalló la batalla entre Kiko y su madre, Anabel no quiso tomar partido ni públicamente ni en privado, una actitud que molestó a su primo: "No me aporta nada ni me interesa lo que pone en Instagram. Solo está promocionando cosas. Ella no quiso ni escucharme. Si alguien no quiere escuchar mi verdad, ¿para qué tenerla al lado? Que le vaya muy bien y que gane el negro".

Anabel aclara por qué se han llevado su moto

Este martes, la sobrina de Isabel Pantoja ha dado su versión de los hechos en Sálvame a través de una llamada telefónica y ha aclarado que una grúa se había llevado la moto porque Juan, un amigo de ella y de Kiko Rivera, la quería comprar y, como estaba averiada, pidió al seguro que se la llevara a donde él estaba. Por ello, ha querido matizar que no ha sido su primo quien ha pedido que se la lleven por su discusión horas antes ni nada parecido.

Al parecer, el vehículo tenía una rueda pinchada y un faro roto, por lo que el interesado quería pagar por ella 1.000 euros. Sin embargo, ella, que la tenía a la venta a 1.200, no estaba interesada en bajar su precio, por lo que finalmente la transacción no se realizó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento