El territorio donde se asienta Nueva York "sufrió" un tsunami hace más de 2000 años

  • Los sedimentos encontrados en la zona datarían del año 300 a.C.
  • El tamaño y la distribución de los materiales hacen pensar en una ola de alta velocidad y en fuertes corrientes, descartando la hipótesis que apuntaría a una tormenta.
Nueva York.
Nueva York.
ARCHIVO

Una gran ola habría devastado la ciudad de Nueva York hace unos 2.300 años, arrojando distintos sedimentos y conchas a lo largo de Long Island y Nueva Jersey, y dejando escombros por todo el río Hudson. Es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores tras el estudio de los sedimentos encontrados en algunas regiones norteamericanas , y de la que se hace eco la web de BBC News.

El escenario propuesto por los científicos debe someterse todavía a un exhaustivo examen  para verificar los resultados de la

datación por radiocarbono, método que permite determinar la edad de los materiales; y para descartar otras causas.

Los sedimentos encontrados en Nueva York y Nueva Jersey indican que una violenta fuerza barrió la región de la costa noreste en el año 300 a.C. Podría tratarse sólo de una tormenta, pero los indicios de un tsunami atlántico crecen.

Steven Goodbred, un estudioso de la Tierra en la Vanderbilt University, dijo que "la gravilla, los fósiles marinos y otros depósitos de sedimentos inusuales encontrados en el área, datarían de hace 2.300 años".

El tamaño y la distribución de los materiales hacen pensar en una ola de alta velocidad y en fuertes corrientes, lo que hace improbable que una tormenta fuera suficiente. "En caso contrario, menuda tormenta debió ser...", ha dicho Goodbred.

Dudas en cuanto al origen de los tsunamis

Por otro lado, el origen de la formación de los tsunamis también se ha llevado a debate. La teoría que apunta a desprendimientos submarinos de tierra, parece la opción más probable; sin embargo, otro grupo de investigadores apunta al impacto de un asteroide como el detonador de este fenómeno.

"Un tsunami atlántico es raro, pero no inconcebible", según ha declarado Neal Driscoll, geólogo de la Scripps Institution of Oceanography, que no está implicado en esta investigación. Sin embargo, el mismo Driscoll considera muy delicado hablar de una antigüedad de 2.000 años.

El mismo Driscoll ha dicho también que los probables detonadores de un tsunami atlántico serían los terremotos, los desprendimientos de tierra submarinos, o la combinación de ambos. Así por ejemplo, en 1929, el tsunami Grand Banks en Newfoundland, que causó numerosas muertes y el destrozo de algunos cables transatlánticos, fue originado por un desprendimiento, causado a su vez por un terremoto.

Goodbred intuye que la ola que habría arrasado Nueva York, estaría en la misma escala que el Grand Banks ( de 3 a 4 metros de altura), pero sin alcanzar la magnitud del tsunami que en 2004 arrasó la costa de Sumatra. Las pruebas de todo ello se encuentran enterradas bajo metros de sedimentos en Nueva York y Nueva Jersey.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento