El 48% de los asmáticos no están diagnosticados correctamente

  • En Castilla y León hay 190.000 pacientes con esta enfermedad.
  • Un 26% de ellos no tienen un tratamiento adecuado.
  • Puede controlarse con medicación.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID
paciente asmática
paciente asmática

Castilla y León cuenta con 190.000 asmáticos, una cifra que podría ser mayor si se tiene en cuenta que el 48% de los que sufren esta enfermedad no están diagnosticados. «Hay poca sensibilización con este problema y se confunde muy a menudo con otras patologías», reconoció el neumólogo del Hospital Clínico, José Luis Aller.

A pesar de todo, los casos de esta patología crónica han aumentado exponencialmente. De hecho, en los últimos 20 años, los registrados en niños se han duplicado. Las causas son la mala calidad del aire y el hacinamiento de los ciudadanos, lo que facilita la transmisión de virus y que el asma empeore.

«Aun así, hay un componente genético muy fuerte. Está claro que hay muchos casos porque se diagnostica mucho más», añadió el jefe de neumología del Río Hortega, José Luis Carretero.

A pesar del crecimiento y de que, en casos extremos, el asma puede ser mortal, ambos doctores quisieron transmitir tranquilidad. «Si se trata adecuadamente, el asmático puede realizar una vida totalmente normal y son un porcentaje mínimo los casos que no están controlados», añadieron.

Con motivo del Día Mundial del Asma, ambos profesionales recalcaron que lo importante es ser constante con la medicación, algo que  más de la mitad de los enfermos no hacen. «Si uno conoce los síntomas y sabe reaccionar, se puede evitar un ingreso o tener que acudir a urgencias», aseguró Carretero, quien informó de que el año pasado 312 pacientes tuvieron que ser tratados de crisis asmáticas en el servicio de urgencias del Río Hortega.

Por último, Carretero reconoció que el asma también está vinculada al aumento de las alergias y que situaciones emocionales extremas pueden empeorar sus síntomas, «aunque nunca provocarlos».

María Jesús Huerga, paciente asmática severa. «Ahora hago una vida normal»  

Se le diagnosticó asma hace 28 años y reconoce que su vida ha cambiado mucho en ese tiempo. «Desde que sé qué es lo que me pasa, estoy mucho más tranquila y tengo una vida normal». Reconoce que lo más importante es tener «fuerza de voluntad» y tomarse la medicación «de forma constante, aunque uno se encuentre bien». Su enfermedad es genética, ya la sufrieron sus antepasados y también la tiene su hija menor. «Cuando tienes un ataque, lo mejor para controlarlo es tranquilizarse», finaliza.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID

Mostrar comentarios

Códigos Descuento