Opositores
Opositores.

«Las próximas oposiciones en Galicia serán en castellano». Lo dijo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el pasado día 27 en una entrevista televisiva. Aseguró que los aspirantes a funcionarios podrán elegir entre examinarse en gallego o en castellano. Sin embargo, no será posible. El calendario no permitirá que el nuevo Gobierno gallego cumpla con sus promesas, ya que el uso del idioma en las pruebas de las ofertas públicas de empleo (OPE) está determinado por ley y cambiarla es cuestión de meses.

Y meses es precisamente lo que no tienen los centros educativos de la comunidad para hacer frente a las demandas de profesores. Este curso será el último para 400 maestros de Primaria que se jubilan, por lo que es necesario buscarles sustitutos para garantizar la total normalidad en las aulas en septiembre. Por ello, la Consellería de Educación ha tenido que ponerse las pilas para convocar una OPE de maestros.

57 nuevas plazas

El secretario xeral de Educación, José Luis Vázquez Fernández, informó ayer de la convocatoria de 740 plazas para Infantil y Primaria. Trece de estas plazas están reservadas para personas con discapacidad y el resto son de acceso libre. La mayoría servirán para cubrir las jubilaciones (400), mientras que 238 se corresponden con puestos cubiertos por interinos (hay 641 en los colegios de la comunidad). Tan sólo 57 de las 740 plazas son de nueva creación.

Las especialidades de educación infantil y primaria contarán con 260 y 100 plazas, respectivamente. Para inglés habrá 85, mientras que para francés serán 30. La OPE se completa con 60 para pedagogía terapéutica, 55 para audición y lenguaje, 75 para música y otras 75 para educación física.

Críticas sindicales

Los exámenes, que los sindicatos confían en que sean antes del 1 de agosto, tendrán que atenerse a la Lei de Función Pública de Galicia, que, tras la reforma realizada el pasado año, establece que al menos una de las pruebas tiene que ser en gallego. El ejecutivo de Feijóo tendrá que modificar esta norma para poder cumplir su promesa de que los opositores se examinen en el idioma que prefieran.

Tras ser informados de la OPE, los sindicatos se mostraron bastante críticos. Tanto la CIG como CCOO lamentaron que no se convoquen oposiciones para Secundaria (según la Xunta, hay muy pocas plazas libres) y la central nacionalista subrayó que se ofertan 188 plazas menos que en 2008.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA