Troy Ryan Bellar, un estadounidense de 34 años, mató anoche a su mujer y a dos hijos de corta edad antes de suicidarse en el condado de Polk, en Florida, según informaron las autoridades, citadas por la cadena de televisión CNN.

Un tercer hijo del asesino pudo escapar a la carrera, a pesar de ser perseguido por su padre armado con un fusil de gran calibre.

Bellar tiroteó y mató a su mujer, Wendy, de 31 años, sobre las 21.30 horas de anoche cuando intentó abandonar la vivienda familiar, situada en la localidad de South Lakeland, indicó la oficina del sheriff del condado.

Huída a la carrera

Aún se desconoce exactamente lo sucedido después, pero también han fallecido Zack, de cinco meses, y Ryan, de 7 años, ambos hijos de la pareja. Nathan, el hijo mayor, de 13 años, huyó de la casa y corrió por la calle para escapar de su padre, que realizó varios disparos contra él.

Los investigadores no tienen ningún motivo confirmado, pero creen que se produjo "algún tipo de alboroto doméstico".