Accidente en Santiago
Un bombero coloca una cinta de seguridad cerca del vehículo accidentado. Lavandeira/EFE
El análisis del tacógrafo del microbús siniestrado en Santiago revela que el vehículo circulaba a una velocidad de 105 kilómetros por hora en una zona en la que el máximo permitido desciende hasta los 40, según informaron fuentes de la Guardia Civil.

Sólo cuatro ocupantes del microbús continúan ingresadas

Las mismas fuentes apuntan al hecho de que "varias" de las ocupantes del microbús que transportaba al equipo femenino de voleibol Emevé de Lugo "no llevaban puesto el cinturón de seguridad" como una de las causas del fallecimiento de dos de las jóvenes.

Como consecuencia del exceso de velocidad, la Benemérita instruirá diligencias por la supuesta comisión de sendos delitos de homicidio por imprudencia al conductor, que sólo sufrió rasguños. El accidente tuvo lugar ayer sobre las 12.00 horas en las inmediaciones del aeropuerto compostelano de Lavacolla, donde un microbús se salió de la vía, chocó contra el muro lateral de una rotonda y volcó posteriormente.

Víctimas

La primera de las víctimas mortales, una joven de 17 años de edad, falleció en el acto, mientras que la otra murió en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Santiago. Aunque ayer permanecían en el hospital siete de las ocupantes del microbús, todas ellas mujeres entre 15 y 22 años de edad, sólo cuatro continúan ingresadas.

Tres de las jóvenes presentan una evolución "favorable", según fuentes hospitalarias, mientras que la cuarta se encuentra "estable dentro de la gravedad".