Anni B Sweet
Anni B Sweet en una cafetería madrileña. JORGE PARÍS

Es malagueña, canta en inglés y le parece "cómodo" que la comparen con el fenómeno Russian Red. Ana López se hace llamar Anni B Sweet y acaba de debutar con Start, Restart, Undo (Subterfuge). La fama le llegó en MySpace y el FIB ya la ha fichado para su próxima edición.

¿Qué y cuánto le ha costado tener su disco entre las manos?

De pequeña ya cantaba. Y cuando me vine a Madrid vi que tenía más posibilidades de meterme en este mundillo. Intenté buscar una banda, pero no la encontraba con las características que yo quería, así que cogí una guitarra y me puse yo sola. Un amigo me grabó la maqueta, la subí a MySpace y ahí empezó todo. En cinco meses estaba todo funcionando.

Escuchar música suave e intimista se agradece con la crisis, aunque no lo parezca

¿Qué ocurrirá cuando el folk pase de moda?
Creo que estamos en un momento en el que con la crisis, aunque no lo parezca, escuchar música suave e intimista se agradece. Si esto es bueno de verdad no va a pasar de moda, igual que el pop y el rock.

Ha dado más de 100 conciertos, ¿es importante quitarse el miedo al escenario?
Los nervios están bien, porque cuando te sueltas demasiado ni te preocupas, y es peor. De todos modos, no se me han quitado todavía.

¿Es de las que no hace caso al público?
Eso es feo, sí. Yo soy muy tímida y la verdad es que más o menos lo hago así, pero lo digo. Cuando llego a un concierto y me toca hablar, le explico al público que no sé qué decir y eso me acerca más a él. Está bien tener ese algo con ellos, porque si no, es como si escucharas un cedé.

Descríbame en tres palabras a su ídolo, Bob Dylan.
Filósofo, buen músico y poeta.

Él sí que lleva mal lo de relacionarse…
Eso no me gusta nada, hubiese preferido no haberlo visto en directo. Fui a un concierto suyo y ni siquiera miró al público. Pero la gente gritaba igual, aunque sólo se moviera para colocarse la chaqueta. No hace nada, ni coge la guitarra, ni la armónica, todo con el pianito y a correr. Prefiero quedarme con otra imagen de Dylan.

Antes los que cogían la guitarra eran los chicos

¿Por qué nos asombramos aún con el éxito femenino?
Antes los que cogían la guitarra eran los chicos, y a lo mejor es por eso. Pero está muy bien, porque las que salimos un poquito adelante, les damos ganas a esas chicas que están en casa esperando a hacer algo.

¿No se veía triunfando con el nombre de Ana López?

(Risas) Sí, pero haciendo copla… Tendría que hacer música tradicional o flamenco. Para la música inglesa no lo veía.

Entonces, la copla no le va…
Mi madre canta eso; y yo sé, pero no tengo ese arte.

Su disco tiene un tema en castellano, y no suena mal…
Esa canción no es mía, la hizo un amigo y se nota un montón. Pero ahora sí que he hecho yo una en español, tengo muchas ganas de cantarla en concierto. Y podría sacar un single, si gusta.

¿A quién le pedirá autógrafos en el FIB?

Me da un poco de vergüenza, nunca lo he hecho. Creo que a nadie, aunque Kings of Leon me encantan. También Oasis, Lily Allen y Josele Santiago.

¿No son sus canciones un poco cinematográficas?

Eso es lo que quiero. A veces las letras las hago a partir de una imagen, una fotografía que me recuerda a mi infancia, un cuadro, etc. De ahí saco una descripción o un sentimiento.

¿Le han ofrecido hacer algo de publicidad?
No, pero sí que salí en la serie Cazadores de hombres.

¿MySpace ha salvado su carrera?
Sí. Y a lo mejor si llego a dejar mi maqueta en mano en los sitios no la hubiesen escuchado. En Internet va todo muy rápido.

¿Cómo respira la escena musical malagueña?
Hay grupitos que llevan bastantes años, pero no salen de allí. Parece que llega todo como más tarde, que importan más otras cosas.

Yo vine a Madrid para estudiar Arquitectura, luego pensé en la música

Y usted se tuvo que marchar a Madrid…
Yo habría ido a Barcelona, pero tendría que haber estudiado la carrera en catalán. Es que yo vine a Madrid para estudiar Arquitectura. Después fue cuando pensé que podía intentar hacer algo en la música. Es más, llevo tres años y hasta hace poco no me lo planteé, aunque siempre he quedado con mis amigos para tocar la guitarra.

¿Tiene el disco de Russian Red?

No (risas). No me importaría, porque me parece bueno lo que hace, pero no me ha llamado tanto la atención como para ir a una tienda y comprármelo o bajármelo.

¿Le cansa la comparación?
No tengo problema, pero sí me parece cómodo, porque me podrían comparar con otras como Feist o Cat Power. Es raro. Y creo que somos muy distintas en las letras y en lo que intentamos transmitir.

BIO. Nació en Málaga en 1987. Tiene dos hermanastras más pequeñas y dos hermanos mayores, que le introdujeron en la música de Radio Futura, Cecilia –"me encanta, ella sí que hacía folk en español"-, Miguel Ríos o los Módulos. Estudió en un colegio británico e hizo tres años de Arquitectura. Admira a Gaudí y a la iraquí Zaha Hadid.