Edgar Hernández
Las autoridades creen que Edgar puede ser el primer caso humano de gripe porcina. Alexandre Meneghini / AP

Hoy todo el mundo quiere conocer a Edgar. Edgar es un niño de cinco años que vive en un municipio mexicano llamado La Gloria, lugar donde las autoridades sanitarias mexicanas podrían situar el epicentro de la epidemia de gripe porcina, un virus que habría matado ya a 159 personas en ese país (aunque México sólo confirma siete) y que habría viajado ya a EE UU, Canadá, Europa, Nueva Zelanda e Israel.

El consultorio local ha atendido en dos meses a 1.300 habitantes por problemas respiratorios

Las autoridades mexicanas sí han confirmado que este pequeño, que ya está sano, es el primer caso de infectado por el virus del H1N1 de México, aunque fuese la muerte de una mujer de 39 años en Oaxaca la que desató la alarma nacional y convocó a los expertos en epidemiología.

La Gloria es un poblado ubicado en las faldas del Cofre de Perote, la octava montaña más alta de México, donde habitan 4.000 personas que viven en condiciones de pobreza extrema, pues su principal actividad económica es la siembra de papas y la explotación maderera.  

La madre de Edgar llevó a su hijo al consultorio medico local a mediados de mes con fuerte constipado. Le recetaron paracetamol y otros medicamentos y se curó. Pero, en consultorio se temieron que algo estaba pasando en el pueblo, pues entre marzo y abril habían atendido de problemas respiratorios a 1.300 de los 4.000 habitantes, 450 de ellos con gripe.

Granjas porcinas

La población de La Gloria atribuye el contagio de este virus -porcino, humano y aviar a partes iguales- a unas granjas porcinas cercanas, a unos ocho kilómetros de La Gloria. Los propietarios de esta explotación, una empresa estadounidense, niegan que haya detectado infecciones ni en los animales ni en sus empleados.

Por las calles empedradas, decenas de periodistas nacionales e internacionales buscan a Edgar y a su familia, para retratar al que pasará a la gloria comoe el primer caso de la gripe que la OMS califica de "epidemia con riesgo de mutar a pandemia".