Miles de palestinos celebran la retirada israelí de Gaza e incendian varias sinagogas

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, declaró que las 19 sinagogas dejadas en pie por decisión del Gobierno de Ariel Sharón serán destruidas. Radicales palestinos ya han lanzado su primer ataque desde la retirada.
Varios palestinos queman un edificio en Gaza (Reuters).
Varios palestinos queman un edificio en Gaza (Reuters).
Reuters

Miles de palestinos con banderas nacionales y de color verde del Islam festejaban desde primeras horas de hoy lunes la retirada del Ejército israelí, y algunos demolían a martillazos los edificios de las sinagogas vacías.

Los manifestantes quemaron ante la impotencia de la policía palestina para impedirlo, al menos cuatro de ellas nada mas comenzar la retirada de los últimos tanques israelíes en los desmantelados asentamientos judíos de Morag, Kfar Darom, Netzarim y Nevé Dekalim.

Según Abás, se trata de edificios vacíos que pueden ser destruídos

Según el presidente Abás, se trata de edificios vacíos que dejaron de servir como templos judíos pues las autoridades israelíes retiraron los Rollos de la Ley, el pergamino que contiene las Sagradas Escrituras, y los demás objetos del culto tras el desalojo de los asentamientos y los colonos judíos, en agosto último.

"Ahora se trata de instalaciones vacías que pueden ser destruidas", acotó el líder palestino, quien destacó que el repliegue israelí "es una victoria, un día de alegría y un primer paso hacia la liberación de todos los territorios ocupados", alusión a Cisjordania, separada de Gaza, y a Jerusalén oriental, donde aspira a establecer un futuro Estado independiente.

"Faltan aún muchos otros pasos, pero hace cien años que el pueblo palestino no vivía un día de alegría como este", comentó Abás.

Entre los problemas pendientes inmediatos para los palestinos de Gaza es el hecho de que Israel cerró por seis meses el paso de personas en Rafah, el único por el cual pueden salir al exterior.

Ese problema aún en pie, y todas las relaciones futuras en torno de la franja de Gaza con la ANP ha sido traspasado al octogenario líder laborista Simón Peres, segundo del primer ministro Ariel Sharón.

Peres sustituirá en esas funciones al ministro de Defensa, Shaúl Mofaz, al concluir la ocupación militar que comenzó en 1967. De no solucionarse las divergencias en el paso fronterizo de Rafah, "Gaza quedará convertida en una gran cárcel" para sus 1,4 millones de habitantes, pronosticó Abás en su despacho de Gaza.

El jefe de planificación de las Fuerzas Armadas, general Israel Ziv, informó en rueda de prensa de que la retirada de las últimas tropas se llevó a cabo sin incidentes y coordinadamente con las fuerzas de seguridad del Gobierno palestino.

La policía palestina no pudo contener a la multitud de manifestantes

Los efectivos de la policía palestina se hicieron cargo de todo el territorio del que se retiró el Ejército pero su número fue exiguo para contener a la multitud de manifestantes que irrumpieron en los asentamientos judíos ya desmantelados para festejarlo.

El comandante de la región militar del sur de Israel, general Dan Herl, que tenía jurisdicción sobre la franja de Gaza, dijo a los periodistas que el Ejército conserva "la capacidad de reacción ofensiva si fuese necesario", velada alusión a operaciones en la franja de Gaza si su país fuese atacado desde este territorio.

La ANP y Egipto, que con 750 efectivos de la policía controla desde ahora su frontera con Gaza en lugar del Ejército, "deben impedir la entrada de armas (para las facciones palestinas)" pues si no fuese así -advirtió- lo harán los soldados israelíes.

"Hay que procurar que Gaza no se torne una prisión. Se debe permitir a los palestinos vivir honorablemente", dijo Peres tras el repliegue. El dirigente laborista reconoció que "la estancia de Israel fue un error histórico; estoy orgulloso de que se haya corregido".

Primer ataque palestino desde la retirada

Por otra parte, milicianos de la resistencia palestina dispararon hoy, lunes, un cohete Al Kasam contra el pueblo israelí de Sderot desde el norte de la franja de Gaza, poco después de que el Ejército completara el repliegue de ese territorio ocupado.

El comandante de la región del sur de Israel, general Dan Harel, que tuvo jurisdicción en Gaza hasta que esta mañana concluyó la "Operación última vigilia", acusó a la Autoridad Nacional palestina (ANP) de que este ataque "viola su acuerdo para mantener la seguridad".

El cohete artesanal, generalmente empleado por milicianos del Movimiento islámico Hamas o de la Yihad Islámica, impactó en un campo abierto de Sderot sin consecuencias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento