"Aquí en la calle también estamos notando mucho la crisis... aparte del frío"

  • Los sin techo refugiados durante este invierno en la capital han aumentado un 37%.
  • La recesión económica colapsa los albergues.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID
Francisco, que lleva 16 años en la calle, conversa sentado en un banco de la zona centro.
Francisco, que lleva 16 años en la calle, conversa sentado en un banco de la zona centro.
JORGE PARÍS

En los 16 años que Francisco lleva en la calle ha visto, oído y sufrido de todo, incluidos unos hongos que se le han acoplado hace poco al pie y que le obligan a ir con muletas. Pero sólo se arrepiente de una cosa: "Durante un tiempo trabajé poniendo espoletas para las bombas de los hijos de la gran p... de los EE UU. Jamás lo volveré a hacer".

Francisco (49 años), que vive en plaza de España, también estuvo empleado como jardinero y camarero en hoteles de cuatro estrellas ("soy aprendiz de todo y maestro de nada", bromea).

Ahora se encuentra cambiando el rumbo de su vida. Le están arreglando la dentadura, y aprovecha sus ratos libres para la lectura, su gran pasión: "Ahora leo una historia de los godos, cuando vinieron a España buscando la tumba del rey Salomón...".

Como él, otras 2.254 personas sin hogar acudieron a los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid este invierno, un número que ha aumentado un 37% a raíz de la crisis, según el informe sobre la Campaña Municipalcontra el Frío presentado este miércoles por el Consistorio.

Sin agua caliente

El mismo Francisco corrobora estos datos: "Aquí en la calle también se nota mucho la crisis... aparte del frío. El albergue de San Isidro está hasta los topes, y hoy con esta lluvia han cortado el agua caliente", nos comenta.

Sin embargo, Francisco es un afortunado por poder, al menos, ducharse. Miembros del Samur social confirmaron a 20 minutos que la lista de espera para hospedarse en un albergue llega hasta cuatro meses.

Además, aunque el número de sin hogar en la calle se ha reducido un 20% (hoy son 535, según el censo del Consistorio), ahora se concentran más en el centro (hasta el 41% pernoctan allí). Esto ha hecho que surjan nuevos asentamientos, como el que Florentin se ha montado debajo de un puente, en el cual nos recibió.

Florentin, de origen rumano, se mudó aquí hace unos meses, ya que no encuentra trabajo. Su vida transcurre entre los cursillos gratuitos de bibliotecario y el comedor social. "No te asemejas nada al tópico de mendigo. ¿No bebes alcohol?", le preguntamos. "Eso viene después de ser un sin techo. La bebida es como una medicina. Te ayuda a olvidar".

Veinte camas bajo 'El Quijote'

Nuevos asentamientos de sin techo surgen por el centro de Madrid (como los del puente del Manzanares), y otros que el Ayuntamiento había eliminado, como el de los bajos del monumento al Quijote de plaza de España, han vuelto a aparecer. Este último fue tomado hace unos meses por unos veinte mendigos, al que entran a través de un agujero que han realizado al vallado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento