El Consejo General del Poder Judicial estima que la juez de Barcelona que advirtió a los Mossos d'Esquadra de su condición para no pasar un control de alcoholemia, en el que dio positivo, podría haber incurrido en una falta leve.

Por ello ha remitido la causa al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, que es quien la puede sancionar con una simple advertencia, con una multa de hasta 300 euros o con ambas cosas.