La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha propuesto que las tarifas de gas natural bajen entre el 8,6% y el 14,5%, dependiendo del tipo de consumidor, y la bombona de butano un 20,44%, hasta los 10,74 euros, a partir del próximo mes de abril.

La CNE recomienda que se mantenga el mismo precio de la luz para compensar el déficit tarifario
Al mismo tiempo, la Comisión ha recomendado
mantener las tarifas eléctricas en abril, a pesar de la caída de los precios de la energía. Es la primera vez que no recomienda subir la factura eléctrica; a final del año pasado, propuso una subida de la luz del 31% en enero. 

Gas natural, a la baja

Según el informe aprobado por el Consejo de Administración de la comisión, el precio máximo de la tarifa T.1 (los usuarios con menores consumos), debería bajar un 8,6%, mientras que para los consumidores de la tarifa T.2 (hogares que consumen entre 5.000 y 50.000 KWh al año), la bajada sería del 10,6%.

En la T.3, en la que se encuentran pymes que consumen entre 50.000 y 100.000 KWh anuales, la bajada debería ser del 11,8% y para la T.4, a la que se pueden acoger pymes con mayor consumo de gas, del 14,5%.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ya había anunciado que la bombona de butano bajaría 3 euros el próximo 1 de abril , mientras que el precio del gas natural caería "sustancialmente".

Los precios máximos de la bombona de butano, así como las tarifas del gas se revisan cada tres meses (enero, abril, julio y octubre). La CNE debe remitir trimestralmente su informe de tarifas al Ministerio de Industria, que elabora la propuesta definitiva.

El precio de la luz se mantiene

En cuanto a la luz, la CNE destaca la tendencia a la baja que se ha observado tanto en las materias primas (gas natural, petróleo y carbón) como en los derechos de emisión de CO2.

Esta tendencia conllevaría una reducción del precio de la energía en las tarifas integrales pero, añade la CNE, lo recomendable es mantener las mismas tarifas para compensar el déficit tarifario,  que es el que se genera cuando los ingresos del recibo de la luz son insuficientes para cubrir los costes que soporta el sistema eléctrico.
se mantengan las vigentes.