La Diputación ha presentado su propio programa anticrisis, dotado con 26,5 millones de euros, con el que pretende garantizar que los Ayuntamientos de la provincia puedan mantener los servicios básicos y realizar las obras más necesarias para el desarrollo del municipio.

El presidente de la Diputación, Salvador Fernández Moreda, explicó que este plan pretende paliar la disminución de ingresos que los gobiernos locales están sufriendo y, por lo tanto, reducir su morosidad.

El programa se divide en tres apartados. Así, el ente provincial destinará 10 millones de euros a financiar los gastos corrientes de los municipios, desde el pago de salarios al personal al mantenimiento de servicios como el alumbrado público o la limpieza viaria.

A estas ayudas se podrán acoger todos los municipios de la provincia, salvo A Coruña, Ferrol y Santiago
Otros 10 millones se destinará a obras de reposición, es decir, a arreglos e incluso comprar de equipamiento para el normal funcionamiento de los servicios. Y, finalmente, 6,5 millones se invertirán en pagar la parte que les corresponde a los municipios del Fondo Estatal de Inversión Local (asumen el 7% de cada proyecto financiado por el Estado).

Salvo A Coruña, Santiago y Ferrol, el resto de municipios de la provincia pueden acogerse a los planes. El reparto se hará en función de la población, la superficie y el número de parroquias, entre otros criterios. A la comarca herculina le toca 1,3 millones.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA