Barcelona prohibirá fumar en cuatro playas a partir de mayo

Una bañistas, de espaldas a la cámara, en la playa en Barcelona, Catalunya (España), a 28 de julio de 2020.
Una bañistas, de espaldas a la cámara, en la playa en Barcelona.
Europa Press

En las playas de Barcelona están quienes imponen a los demás su música a todo volumen, están los pelotazos que se escapan de niños que juegan demasiado cerca de los bañistas, están los que parecen creer que playa y vociferar son sinónimos, pero el Ayuntamiento considera que los que fuman son los que no deben estar. 

El gobierno municipal ha decidido por el fumador que su salud está por delante de su libertad, y además, alega que al aire libre también hay fumadores pasivos y que los restos de cigarrillo contaminan. Por ello, este verano prohibirá el tabaco en cuatro arenales de la ciudad, con la intención de hacerlo en todos a la larga. Otras soluciones como multar más a quienes tiran colillas en la arena, incrementar las campañas de sensibilización, establecer distancias mínimas entre fumadores y no fumadores o que haya playas con y sin humo no se contemplan.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, ha sido quien ha anunciado este martes la medida, que se enmarca en una prueba piloto y que afectará a las playas de Sant Miquel y el Somorrostro –en Ciutat Vella– y la Nova Icària y la Nova Mar Bella –en Sant Martí– durante la próxima temporada alta de baño, del 29 de mayo al 12 de septiembre. Irá acompañada de un dispositivo informativo.

Según ha explicado Badia, el Ayuntamiento puede instar a hacer cumplir la normativa pero no establecer un régimen sancionador específico, según el marco legal actual, por lo que ha iniciado contactos con otras administraciones para abordar la cuestión. Sin embargo, ha dicho, si un agente de la Guàrdia Urbana pide a alguien apagar un cigarrillo y se niega, podría ser multado por "desacato a la autoridad".

El concejal ha justificado la prohibición porque cada año unos cinco billones de colillas de cigarrillo acaban en el mar. Según datos que ha facilitado el Ayuntamiento, tardan en desintegrarse entre 10 y 12 años, y además, liberan contaminantes metálicos que pueden resultar nocivos para la fauna marina y también para el ser humano, "debido a la ingesta de esta fauna".

Badia ha señalado que un estudio del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo muestra que en España se fuman unos 90 millones de cigarrillos al día que suponen 32.455 millones de filtros rechazados cada año. Aproximadamente un 15% acaban en el ecosistema marino, no solo porque se tiran a la arena, sino también porque los que se tiran al suelo son arrastrados por la lluvia a los ríos o al alcantarillado.

Por su parte, la concejala de Salud, Envejecimiento y Cuidados, Gemma Tarafa, ha apuntado que "cada año en Barcelona se registran 2.200 muertes atribuibles al consumo de cigarrillos, un 13,8% del total", y que el tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en España. Ha dicho también que el humo del tabaco contiene compuestos cancerígenos, tóxicos e irritantes y que respirarlo aumenta el riesgo de enfermedades cariovasculares y respiratorias y de cáncer.

Además, ha señalado que estudios recientes apuntan que este es el responsable de más de 135.000 casos de enfermedades respiratorias y más de 3.000 hospitalizaciones de menores de 12 años en España. Ha dicho, asimismo, que los niños que ven habitualmente a adultos fumando tienen más posibilidades de hacerlo. No ha hablado, si embargo, de habilitar algunas playas solo para adultos.

Esta semana el Ayuntamiento iniciará una consulta para conocer la opinión de la ciudadanía sobre el veto.

Preguntado por 20minutos.es por la posibilidad de prohibir escuchar música sin auriculares en la playa, Badia ha afirmado que no se ha "contemplado".

¿Qué opinan los barceloneses?

Arnau es fumador y, aunque no le parece mala idea que el Ayuntamiento "recomiende no fumar en las playas", cree que "no hace falta llegar al punto de prohibirlo" y que ello implique una multa. El estudiante sostiene que "el humo realmente no molesta demasiado cuando estás en la playa" y apuesta por otras medidas más eficaces para evitar que haya colillas en la arena.

Gonzalo trabaja en un chiringuito en la playa durante la temporada de verano y explica que en muchas ocasiones se encuentra con gente que tira las colillas en la arena. Por ello, y aunque es fumador y asegura que él tira los cigarrillos "donde toca", entiende esta prohibición porque "hay gente que no lo hace". Si no se sancionara, dice el joven, propone que haya más controles por parte de agentes policiales que vigilen la zona y den un toque de atención a aquellos que no estén cumpliendo la normativa. Repartir más ceniceros de plástico también le parece una buena opción.

Ángel no se ha mostrado de acuerdo cuando ha sabido la intención del Ayuntamiento de liberar de humo las playas de la capital. El ingeniero dice que en un espacio al aire libre como es la playa, fumar no debería ser una prohibición, y lamenta que "siempre tendemos a prohibirlo todo" como solución.

  • Carla Di Pinto, a favor de la prohibición de fumar en las playas de Barcelona.

    Carla Di Pinto

    22 años
    Estudiante de Publicidad, Marketing y Relaciones Públicas

Carla estuvo de Erasmus en Australia, un país en el que sí que está prohibido fumar en estos espacios, y le parece un buen modelo que Barcelona podría seguir como ejemplo. Cree que, aunque sí que hay gente que procura tirar las colillas en ceniceros y basura, hay mucha otra que no lo hace. También dice que si no es con alguna multa o sanción, la gente no tiene cuidado con el medio ambiente y no dejará de tener estos comportamientos incívicos. 

¿Estás de acuerdo con la prohibición de fumar en cuatro playas de Barcelona?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento