Un estudiante de 15 años de la localidad de Polk County, en el estado de Florida (EE UU), ha sido expulsado durante tres días de su escuela por tirarse pedos intencionadamente en un autobús escolar.

Han ido demasiado lejos con el castigo

Según informa la publicación The Ledger, el joven Jonathon Locked estudia en el colegio Bill Duncan Opportunity y ha sido expulsado, según fuentes del centro, por presumir de sus sonoras ventosidades para hacer reir a sus compañeros de clase, aunque algunos de ellos, según el conductor del autobús, se quejaron de que el olor era tan fuerte que era difícil respirar en el vehículo.

El padre del chico aseguró que su hijo "no es perfecto" y que ha sido expulsado por una regla sobre comportamiento demasiado estricata. "Han ido demasiado lejos con el castigo", afirmó.