Opositar en la región es más difícil que nunca por culpa de la crisis económica

  • Hay menos plazas a las que optar.
  • Este año, la oferta del Estado se ha reducido en un 43%.
  • Además, la competencia es mayor por el aumento del paro.
Alumnos durante una oposición, en una imagen de archivo
Alumnos durante una oposición, en una imagen de archivo

Conseguir seguridad laboral y un puesto para toda la vida es el mejor reclamo para que las academias estén a rebosar.

Pero la crisis ha provocado que opositar en la comunidad de Madrid sea más difícil que nunca: por un lado, las administraciones tienen que apretarse el cinturón y recortar presupuesto destinado a generar empleo público. Por otro, muchos parados ven en las oposiciones una posible solución a sus problemas.

La gente se plantea volver a estudiar, sobre todo los jóvenes que se han quedado en paro"

"La gente ahora se plantea volver a estudiar, sobre todo los jóvenes que se han quedado en paro o que ven que su puesto de trabajo peligra", explican desde el centro Master-D.

En esta academia se inscribieron el año pasado 35.800 estudiantes, un 28% más que en 2007. Y también ha subido, un 37%, el número de llamadas de madrileños interesándose por los cursos preparatorios para oposiciones.

En la Confederación de Empresas de Formación (Cecap) van más allá y aseguran que desde que empezó 2009 se ha incrementado el número de opositores en un 40%.

Recorte presupuestario

Además del aumento de la competencia, los aspirantes se enfrentan a que "este año hay menos plazas porque las administraciones tienen también que ajustar presupuestos", explica Ana Bermejo, de Cecap.

Este año, el Estado ha sacado 20.528 plazas de empleo público, un 43% menos, aunque "en 2008 hubo la mayor oferta de los últimos 14 años", indican desde el centro de estudios Adams.

Obreros reciclados

Muchos de los nuevos clientes de los centros de formación proceden del mundo de la construcción. "Es gente que hace meses vio el parón en el sector del ladrillo y optó por reciclarse", según Manuel Fandos, portavoz de la Asociación Nacional de Centros de Enseñanza a Distancia.

Por profesiones, los madrileños aspiran a poder trabajar en los ayuntamientos como administrativos, policías, o bomberos, porque "los temarios son más fáciles y es un trabajo cerca del domicilio", concluye Fandos.

Una "carrera de fondo"

Los preparadores aseguran que lo más importante a la hora de estudiar una oposición es no desanimarse, porque "es una carrera de fondo".

Pese a las dificultades, la oferta de empleo público del Estado tiene algunas novedades. Reserva el 2% a personas con discapacidad intelectual. Para la Administración General del Estado se sacan 6.310 plazas. El primer examen será antes del 15 de junio. En Justicia se han aprobado 2.883 plazas y 4.912 serán para cubrir puestos en las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento