Un fontanero ecuatoriano de 48 años de edad ha muerto al caer de cinco metros de altura en una nave industrial del municipio de Torrejón de Ardoz, mientras reparaba un tejado de uralita.

Los sindicatos han exigido a los empresarios que no hagan subir a ningún trabajador a un tejado sin estar atado con el arnés
El accidente se ha producido sobre las 14.30 de este jueves en la empresa Carpintería General Valentino, en la nave 9 de la calle Pez, "
al ceder el tejado de uralita sobre el que estaba trabajando y precipitarse al vacío desde unos cinco metros de altura", ha informado la secretaria de Salud Laboral de UGT-Madrid, Marisa Rufino.

El trabajador,  William Mauricio Rivadeneira Mera, pertenecía a la empresa Comsimger S.L., radicada en Coslada, donde llevaba contratado desde hace tres años en la categoría profesional de fontanero.

Técnicos de UGT y CC OO que se han desplazado al lugar de los hechos para investigar las razones del accidente han denunciado la falta de medidas de seguridad y han exigido a los empresarios que no hagan subir a ningún trabajador a un tejado sin estar atado con el arnés o sin otra medida de seguridad preceptiva, ya que en los últimos dos años han ocurrido tres muertes por estas circunstancias.