Los comparecientes niegan que el Gobierno de Leguina hiciera espionaje

  • Cano y Mayor Oreja han sido los primeros en comparecer en la comisión de investigación de la trama espionaje.
  • Cano asegura que en su época "no había medios materiales ni humanos" dedicados a contravigilancia, seguimiento o espionaje.
  • Tampoco, asegura, hubo "voluntad política de hacer ningún desarrollo de Policía Autonómica ni nada que se le pareciera".
  • CLAVES: La trama de espionaje | ¿Quién es quién?
Virgilio Cano ha comparecido este miércoles en la Asamblea. (EFE)
Virgilio Cano ha comparecido este miércoles en la Asamblea. (EFE)
EFE

En la primera sesión de la comisión de investigación sobre la trama de espionaje, el ex consejero socialista Virgilio Cano ha asegurado este miércoles que durante su etapa de gobierno (1983-1995) "no se hacía contravigilancia, ni seguimiento de personas, ni ningún tipo de espionaje", y que el "único cargo que tenía servicio de seguridad y escolta" era el entonces presidente regional Joaquín Leguina.

No se hacía contravigilancia, ni seguimiento de personas, ni ningún tipo de espionaje

Virgilio Cano, que ha sido el primero en comparecer -a petición del PP-, ha explicado que, a su juicio, las competencias en seguridad que tenía entonces la Administración regional son las mismas que ahora y las ha calificado de "prevencionistas".

Cano ha subrayado que en su época como consejero de Gobernación "no había medios materiales ni humanos" dedicados a laborales de contravigilancia, seguimiento o espionaje, y que "jamás se realizó un informe ni una nota que no tuviera que ver con las competencias de la Comunidad"

Ha explicado también que en la etapa de gobierno de Leguina no hubo "voluntad política de hacer ningún desarrollo de Policía Autonómica ni nada que se le pareciera", y que existía "bastante consenso" respecto a las competencias de seguridad a las que la Comunidad "se tenía que ceñir".

"Vigilaba edificios"

El ex consejero del PP Carlos Mayor Oreja, que ha comparecido después de Cano, ha asegurado que, en los diez meses en que él dirigió las competencias de seguridad de la Comunidad (1999-2000), el cuerpo de vigilantes "exclusivamente vigilaba edificios", mientras que las "labores de contravigilancia las realizaba la Policía Nacional, que para eso estaba".

Las labores de contravigilancia las realizaba la Policía Nacional, que para eso estaba

Ha destacado que la principal novedad en seguridad que se produjo en la época de gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón respecto a la de Leguina fue que, no sólo el presidente de la Comunidad tenía protección, sino que también empezaron a tenerla los consejeros autonómicos, pasando a tener un servicio de escolta, formado por policías nacionales que eran los que "hacían contravigilancia", ha dicho.

Mayor Oreja ha afirmado que durante su mandato "claro que no se hicieron dosieres" y que el cuerpo de seguridad "no era una unidad sospechosa de nada". Tras apuntar que también había vigilantes privados dependientes de cada Consejería, ha señalado que no sabe si durante toda la época de Ruiz-Gallardón se conservó la estructura de seguridad de Leguina, pero ha negado que se "incrementara la plantilla".

Por su parte, la portavoz del PSOE en la comisión, Maru Menéndez, ha agradecido a Mayor Oreja la "rotundidad" de sus respuestas, lo que a su juicio revela que el sistema de seguridad ha funcionado "correctamente" durante los gobiernos de Leguina y Ruiz-Gallardón y que es ahora, con Francisco Granados al frente de Interior, cuando se han dado casos de espionaje y seguimiento.

A lo largo de este miércoles también han comparecido el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, y el director de seguridad corporativa del Consistorio, Juan Carlos Durán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento