F. Sánchez
Este empresario de Zaragoza contrató un producto adicional con su hipoteca que le obliga a pagar más a su banco. ARCHIVO

Los bancos de Zaragoza están colando cada vez más cláusulas abusivas y oscuras en los préstamos hipotecarios, que en la mayoría de los casos conllevan pagos adicionales con los que el cliente se topa sin ni siquiera haber solicitado. Las asociaciones de consumidores han detectado un incremento en el número de quejas y consultas relacionadas con este tipo de contratos y advierten de que cada vez son más frecuentes.

La práctica más habitual es vincular a la hipoteca la contratación de seguros de vida y hogar (que no son obligatorios), planes de pensiones (algo cada vez más común), cuentas corrientes o tarjetas de crédito que no se han pedido. En la mayoría de los casos, estas cláusulas aparecen camufladas como condiciones adicionales o son tan enrevesadas que el cliente no las comprende. Y suelen conllevar pagos que se suman a la cuota de la hipoteca.

Estos productos suelen conllevar pagos adicionales a la cuota de la hipoteca

"Su contratación suele ser opcional, pero las entidades inducen al consumidor a pensar que son obligatorias", explican fuentes de Aicar Adicae en Zaragoza. En muchas ocasiones, esto se consigue ofreciendo paquetes cerrados que obligan a contratar varios productos junto a la hipoteca.

Una familia puede llegar a pagar por estos conceptos hasta 3.000 euros más al año, sobre todo cuando incluyen variaciones sobre el tipo de interés que rige el préstamo. Adicae advierte de que las últimas bajadas de tipos apenas han beneficiado al 30% de los casos que tratan.

"Me toca pagar 800 euros al banco"

F. Sánchez se ha encontrado, sin ni siquiera saberlo, con un pago adicional a su préstamo hipotecario... a pesar de que el euríbor ha caído en picado durante los últimos meses.

"Contraté un préstamo ICO el verano pasado y en el banco prácticamente me hicieron firmar un producto que yo no conocía y ni siquiera quería", explica.

En la práctica, contrató un producto que le daba dinero si el euríbor subía, pero que le obligaba a pagar si bajaba. "Que es lo que al final ha pasado y ahora me encuentro con que el banco me devolvió 57 euros y a mí me toca pagar ahora 800 euros, además de mi cuota mensual", asegura.

En su entidad financiera le han ofrecido un préstamo adicional para poder asumir estos nuevos pagos. "Pero eso no me sirve", confirma Sánchez.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA