El hombre que el martes pasado atacó con una maza la 'herriko taberna' de la población guipuzcoana de Lazkao, Emilio Gutiérrez, se arrepintió "de inmediato" de su reacción, la cual ha tenido gran eco en los medios de comunicación y ha generado una oleada de muestras de apoyo popular, sobre todo en la red.

"Ningún acto de violencia está justificado", ha afirmado la familia del vecino de Lazkao en una nota remitida este sábado a Efe, mientras el protagonista de los hechos se ha refugiado en un lugar desconocido tras haber abandonado el pueblo por los carteles amenazantes que al día siguiente aparecieron en sus calles.

Los allegados han hecho constar el arrepentimiento del agresor, que "fue inmediato", según la nota, y han procurado dejar patente su absoluto respeto por la justicia. "Emilio y el resto de miembros de esta familia siempre hemos respetado la justicia como el único medio válido para la resolución de los conflictos y el castigo de los culpables en el marco del Estado de Derecho", han subrayado los familiares de Gutiérrez.

Se han multiplicado en Internet las muestras de respaldo a Gutiérrez, el hombre que atacó el local de Lazkao

De forma paralela a la repercusión pública del incidente, se han multiplicado en Internet las muestras de respaldo a Gutiérrez, justificando que destrozara la "herriko taberna" porque una bomba de ETA contra la Casa del Pueblo de Lazkao había dañado seriamente su casa recién reformada.

Incluso se ha creado una cuenta a través de una página web para que las personas que quieran puedan ayudarle económicamente, una iniciativa que, sin embargo, no ha sido autorizada por el afectado. "Ni Emilio ni el resto de la familia hemos autorizado iniciativa alguna de recogida de firmas de apoyo, ayuda económica o cualquier otro tipo de actuación", han remarcado en el comunicado.

Los familiares rechazan el trato informativo

Aunque han admitido que no pueden impedir que cualquier ciudadano utilice libremente los medios electrónicos para apoyarles, la familia Gutiérrez ha recalcado que no está en su "ánimo o interés actual" impulsar campaña alguna en torno a estos hechos.

De esta manera, han asegurado agradecer "profundamente" las muestras de apoyo de "aquellos que han entendido la prolongada situación que provocó la acción de Emilio". Su escrito va dirigido además a los medios de comunicación, por cuyo interés se muestran igualmente agradecidos, con el fin de anunciar que ni él ni sus allegados van a hacer declaraciones.

Así, han pedido a los periodistas que "entiendan y se hagan cargo de la situación por la que atraviesa la familia" y les han rogado que se abstengan de intentar ponerse en contacto con ellos. En todo caso, han apuntado que, si llegara el caso, nombrarían un portavoz para hacer las veces de intermediario con la prensa.

Los familiares de Gutiérrez han expresado su "rechazo" al tratamiento informativo dado al caso por algunos medios, por haber estado "muy alejado del ejercicio profesional del periodismo" y han reprobado el "circo mediático" en que "alguna cadena de televisión" ha convertido este "hecho aislado".

La nota que recoge las primeras consideraciones públicas de la familia de Gutiérrez tras el incidente del martes en Lazkao está fechada hoy, aunque no hace constar el lugar donde ha sido redactada.