Norberto Cuartero: "Los juegos de mesa nos enseñan a perder y a que a veces las cosas no salen como queremos"

  • El experto en gamificación explica los principales beneficios de los juegos de mesa para los niños.
  • "Los juegos cooperativos te enseñan a gestionar la planificación, tu estrategia, a valorar las habilidades del otro".
  • La categoría de los juegos de mesa es una de las que mayor crecimiento de ventas ha experimentado.
  • Juegos de mesa que no pueden faltar en una ludoteca familiar.
Las ventas del clásico Monopoly subieron un 75% durante el confinamiento en estado de alarma.
Las ventas del clásico Monopoly subieron un 75% durante el confinamiento en estado de alarma.
PIXABAY

A pesar del confinamiento (y en parte también gracias a él) la categoría de los juegos de mesa es una de las que mayor crecimiento ha experimentado dentro el sector juguetero en nuestro país. Ya en 2019 creció un 10%, convirtiéndose en la segunda categoría de mayor crecimiento. Por su parte, durante el primer semestre de 2020 las ventas de juegos de mesa experimentaron un aumento de más de un 13% con respecto al mismo periodo del 2019. De hecho, en los meses más duros del confinamiento este aumento llegó hasta el 35% alcanzando el 75% en el caso del clásico Monopoly, al que le siguen de cerca otros caballos ganadores como Trivial Pursuit, Cluedo, Risk o Jenga.

Norberto Cuartero, experto en gamificación y profesor del Máster en Tecnología Educativa y Competencias Digitales de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), nos revela en esta entrevistas algunas de las claves que explican este momento dulce para los juegos de mesa y analiza los principales beneficios que pueden aportar a niños y mayores cambiar - aunque sea por unas horas- las pantallas por los tableros.

¿Cuáles son los principales beneficios de los juegos de mesa para el desarrollo del niño?

El primero que suelo decir siempre es que mejora la motricidad porque hay cosas que a nosotros nos parecen muy sencillas como coger un vaso y dejarlo en el sitio correcto, pero que a un niño le cuestan y tiene que aprender. En juegos tan sencillos como el parchís o la oca, el simple hecho de coger una ficha y moverla tantas casillas o contar ya es un beneficio que tiene para los más pequeños. Si subimos un poco de edad el principal beneficio que veo es la tolerancia a la frustración porque jugar enseña a perder y a que a veces las cosas no salen como queremos ya sea por cosas de azar como puede ser una tarjeta del Monopoly o por una tirada fallida de dados en cualquier juego o porque tu propia estrategia no ha sido la adecuada y eso te ha hecho perder. Como maestro cada vez veo más estudiantes que tienen la tolerancia a la frustración en niveles cero, que los padres es todo que sí y que cualquier cosa que a mi hijo le afecte o le haga sentir mal lo intento eliminar al máximo. Y eso es un gran error porque tienen que aprender a frustrarse y a salir de esa frustración o de lo contrario son niños que en un futuro pueden tener mas problemas.

"Uno de los principales beneficios de los juegos de mesa es que ayudan a los niños a trabajar la tolerancia a la frustración"

Luego, dependiendo del tipo de juego podemos hablar de otros beneficios. Me gustan mucho los juegos cooperativos en los que ganamos todos o perdemos todos, donde el objetivo común es el mismo. Este tipo de juegos te enseñan a planificar, a gestionar la planificación, tu estratregia, a valorar las habilidades del otro… Estoy pensando, por ejemplo, en un juego como La isla prohibida, donde una isla se está hundiendo y cada personaje tiene un poder. Uno solo no puede ganar tienen que ser todos: uno es el que puede avanzar en todas las direcciones, otro es el que tiene el helicóptero... Tienes que contar con la participación de todos los jugadores y, a la vez, tiene que haber una coordinación, no puede ir cada uno a su aire. Se fomenta el trabajo en equipo. Y también están los juegos que potencian la creatividad. En Dixit, por ejemplo, hay que averiguar a qué carta se refiere cada jugador y esto fomenta mucho la creatividad como lo hacen los juegos de storytelling.

En una era donde los videojuegos y las pantallas son lo más demandado, ¿cómo podemos tirar del hilo para que un niño se atreva a jugar una partida?

Esto no es tan fácil porque para los niños que están acostumbrados a sus tabletas, ordenadores o consolas la sobre estimulación que tienen estos dispositivos es muy alta: luces, colores, movimientos... Es difícil que un juego de mesa pueda competir con un videojuego pero es cierto que a los niños si les presentamos un juego que esté bien diseñado - porque es cierto que un juego entra por los ojos- en cuanto lo coloquemos en la mesa les va a generar curiosidad. La curiosidad es el motor del aprendizaje y le puede mover en su comportamiento. Unas cartas bonitas, unas figuras o un tablero atractivos se pueden aprovechar para tirar de esa curiosidad y empezar a desarrollar una partida. Y obviamente, optar para iniciarles por un juego sencillo, adaptado a la edad del niño, que nos permita casi empezar a jugar al instante. Hay juegos como el Party o el Pictionary, con reglas super básicas, con los que puedes disfrutar desde el minuto uno.

"Es difícil que un juego de mesa pueda competir con un videojuego pero si les presentamos uno bien diseñado les va a generar curiosidad"

¿Y qué beneficios aporta el juego a nivel familiar?

El mas importante es que cohesiona a todos los miembros porque a veces pensamos que pasar un rato en familia es estar todos sentados en el sofá viendo Netflix y bueno, esto puede ser un momento en familia pero de cero interacción, cero conocernos más y cero intercambiar impresiones. Se comparte una experiencia pero es una experiencia mucho mas austera que si fuera un juego de mesa. Al ser mucho mas dinámico y suponer interacción lo que descubres es un momento productivo que pasar en familia.

¿Por qué juegos de mesa podemos empezar para iniciarnos?

Hay un profesor que se llama El maestro Manu que tiene varios juegos como el Moster Kit. Es un clásico y en realidad son 20 juegos en uno, puedes jugar de 200 formas distintas. Son simplemente cartas con sílabas en cada carta, una parte del cuerpo de un monstruo y un color. El modo habitual de jugar es a crear un monstruo con distintas cartas de colores: vas dando forma a distintas partes del monstruo y luego puedes acabar dibujando tu monstruo, te sale un nombre... Se juega muy bien con niños pequeños y hasta los doce años y les encanta. Este profesor no deja de crear y ha ido sacando poco a poco varios juegos que buscan, además, una mirada didáctica como El castillo del terror.

"Pensamos que pasar un rato en familia es estar todos sentados en el sofá viendo Netflix pero esto es solo un momento de cero interacción"

¿Recomendaría siempre un juego didáctico?

Bueno, todos tienen un punto didáctico. Profundizando más ya entraríamos en lo que se llama ABJ, el aprendizaje basado en el juego, que es utilizar un juego o los componentes de un juego con un objetivo didáctico. Si hablamos de jugar de forma general cualquier juego que al niño le guste indirectamente va a trabajar la sociabilidad, respetar los turnos... Todos nos valen porque cualquier juego se puede mirar desde un prisma didáctico.

Cuando existe una diferencia de edad notable entre los niños de la casa, ¿cómo podemos solucionarlo para integrar a todos en la partida?

Hay que buscar esos juegos como el Dixit que te permiten jugar independiente de la edad que tengas. También nos sirven los cooperativos porque aunque un niño pequeño tenga menos conocimientos o menos habilidades al ser cooperativos el mayor le va a ayudar. Hay uno en concreto que se llama Magic Maze (existen también una versión a partir de los cinco años Magic Maze Kids) que es un juego en el que no hay turnos, hay cuatro personajes que entran en un centro comercial, tienen que coger sus armas y escapar. Cada jugador tiene una acción - un solo puede abrir puertas, otro solo puede mover hacia delante...- pero todos juegan a la vez. Manejamos todos los personajes conjuntamente de tal forma que al niño pequeño se le puede dar una tarjeta con una acción sencilla, al mayor una mas compleja... cada uno aporta los conocimientos necesarios para lograr el objetivo.

"Cualquier juego que al niño le guste indirectamente va a trabajar la sociabilidad o respetar los turnos. Todos pueden mirarse desde un prisma didáctico"

Durante el confinamiento la venta de juegos de mesa ha crecido mucho aunque esta tendencia ya estaba en alza en los últimos años. ¿Cuáles crees que son los motivos de este boom actual?

Yo he sido de los niños que tuvieron la Gameboy desde los cuatro años y los juegos de mesa los he descubierto hace poco. No creo que sea un boom porque lo que se ha buscado en la pandemia es que los niños que estaban ‘empantallados’ tuviesen una alternativa lúdica y el juego de mesa ha sido una solución que ha funcionado muy bien aunque creo que nunca podría desbancar a un videojuego. Si que es verdad de que les hemos dado a los niños la oportunidad de que lo averigüen, lo disfruten y muchos de ellos lo preferirán en muchos casos. Cuando los niños descubren los juegos de mesa en un ambiente donde se les facilita el acercamiento, hacemos el tutorial y jugamos con él, es sencillo que los aprendan a saborear porque los juegos de mesa requieren siempre hacer este trabajo de acompañamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento