Premios Bafta
Penélope Cruz posa ante la prensa antes de entrar a la entrega de premios. (EFE/DANIEL DEME) EFE/DANIEL DEME

La actriz española recogió en Londres el BAFTA por su papel en Vicky Cristina Barcelona. Brad Pitt, Angelina Jolie, Kate Winslet o Meryl Streep asistieron a su triunfo.

El curioso caso de Benjamin Button, cosechó tres premios

Deslumbró, con su paraguas y vestida de negro, a su llegada al Royal Opera House. Evitó a la prensa en la alfombra roja, aunque se paró a firmar autógrafos. Y dos horas después recogió su BAFTA a la mejor actriz secundaria, que dedicó a sus "compañeros de reparto". El Oscar, que se entrega el 22 de febrero, parece todavía más cerca de Penélope Cruz.

La gritona María Elena, personaje que interpreta la actriz en la Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen, le ha supuesto a la española innumerables premios. Los de la crítica de Boston, Kansas, Los Ángeles o Nueva York, por ejemplo. Y, por supuesto, el Goya a la mejor actriz de reparto, que Cruz recogió hace apenas una semana.

Heath Ledger, actor de reparto

Pocas veces se ha visto tal desfile de estrellas en los BAFTA. La pareja formada por Brad Pitt y Angelina Jolie fue ovacionada por el público. Sean Penn, Robert Downey Jr, Kate Winslet -premio a la mejor actriz por El lector-, Sharon Stone y Meryl Streep también lucieron sus mejores galas.

Y, a su manera, también lo hizo Mickey Rourke, elegido mejor actor por El luchador. El artista, que estuvo a punto de ser expulsado del recinto por fumarse un pitillo, agradeció "haber podido volver tras tanta oscuridad".

El fallecido Heath Ledger, que fue nombrado mejor actor de reparto por El caballero oscuro, también parte como favorito al Oscar en dicha categoría.

Terry Gilliam, ex miembro del grupo cómico Monty Python y autor de películas como Brazil o El rey pescador, recibió un galardón como homenaje a su carrera, pero la gran triunfadora de la noche fue Slumdog Millonaire, con siete premios. Entre ellos, obtuvo el de mejor película y mejor director, que recogió Danny Boyle. Su gran rival, El curioso caso de Benjamin Button, cosechó tres premios.