Barack Obama
El presidente de EE UU, Barack Obama. (ARCHIVO) AGENCIAS
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado medidas que obligarán a los fabricantes de automóviles a producir vehículos de consumo más eficiente. Ya lo reiteraba este sábado el recién investido presidente norteamericano, la crisis económica exige medidas sin precedentes.  "Si no tomamos
medidas rápidas y atrevidas una situación mala podría ser dramáticamente peor", dijo Obama.

La independencia energética frente al petróleo extranjero, será una de las prioridades

El presidente dijo que en el marco de ese proyecto buscará acelerar la creación de energía limpia para conseguir un ahorro de dos mil millones de dólares al año. La independencia energética frente al petróleo extranjero, prometió, será una de las prioridades de su mandato.

En este sentido, anunció dos medidas que, según aseguró, sentarán las bases para lograr este objetivo.

La primera es una orden ejecutiva que obligará a los fabricantes de automóviles a producir para 2011 vehículos más eficiente en su consumo.

Se han acabado los tiempos en los que Washington arrastraba los pies"

A diferencia del Gobierno anterior del presidente George W. Bush, que se resistió durante mucho tiempo a imponer medidas que obligaran a fabricar vehículos más eficientes, Obama aseguró que la regulación "no representa un peso añadido para la industria del motor, sino que la prepara para el futuro".

Asimismo, el presidente indicó, en un acto en el Salón Este de la Casa Blanca, que el Gobierno debe colaborar con los estados en la imposición de normas más duras para los vehículos.

California y otra docena de estados intentaron imponer límites más duros que los federales a las emisiones de gases de sus vehículos, pero el Gobierno de Bush los bloqueó.

Obama aseguró, en este sentido, que "se han acabado los tiempos en los que Washington arrastraba los pies". El presidente ordenará a la Agencia de Protección del Medioambiente, el organismo federal encargado de la supervisión ecológica, que revise las decisiones contra las iniciativas estatales de imponer medidas más duras.

"Por el bien de nuestra seguridad, nuestra economía y nuestro planeta, debemos tener la valentía y el compromiso de cambiar", declaró el mandatario.