"Los cargos públicos deberían aprender que son servidores públicos y no están por encima de los ciudadanos"

  • Francisco Javier Muñoz es portavoz de la Coordinadora Asociaciones Vecinales de Bilbao-Bilboko Auzo Elkarteak.
  • Sus propuestas: paz, medidas anti crisis y proyectos urbanas y de participación ciudadana.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO
Javi Muñoz, a la derecha de la imagen, junto a otros portavoces.
Javi Muñoz, a la derecha de la imagen, junto a otros portavoces.
R. B.

"En el caso, más que improbable, de que un modesto presidente de una asociación vecinal como yo llegue algún día a convertirse en Lehendakari..."

As comienza Francisco Javier Muñoz, figura visible de la Coordinadora de Asociaciones de Bilbao, su exposición de las medidas que pondría en práctica si se convirtiera en el próximo lehendakari.

A destacar, una práctica tan sencilla pero olvidada en el panorama político: que todos los cargos públicos se reciclen y aprendan una lección tan sencilla como ésta: que son servidores públicos y que no están por encima de los ciudadanos sino simple y llanamente a su servicio.

Sus prioridades, empieza, Muñoz, "adoptar todas las medidas políticas y legislativas necesarias para hacer de Euskadi una sociedad plural de ciudadanos libres y en paz, erradicando la violencia como medio de intervenir en las decisiones de la ciudadanía y de sus representantes".

Contribuiría con iniciativas para que la crisis no golepe como siempre a los más débiles
En un segundo punto, el portavoz vecinal, asegura que contribuiría con iniciativas económicas y sociales, "junto al Gobierno Central y el de las demás autonomías, para que
la crisis económica no golpee como siempre a los más débiles, a los que tienen su trabajo en precario, a los jóvenes sin vivienda, a los inmigrantes que vinieron aquí para sobrevivir de un futuro incierto, para los pequeños comerciantes y empresas de nuestros barrios que se ven desprovistos de créditos y con una grave caída del consumo".

En una tercera idea, saca su visión más ciudadana y vecinal. Así, su medida más urbana dice: "aplazar los proyectos urbanísticos suntuarios y faraónicos que buscan más el esplendor del escaparate que atender a necesidades vitales de los ciudadanos".

Y continúa: "apoyar todas aquellas obras y servicios (plazas, escuelas infantiles, tranquilización de las calles, transporte público accesible, etc.) que permitan mejorar la calidad de vida de los barrios de Bilbao, allí donde viven la mayoría de los ciudadanos".

Como portavoz, también indice en la necesidad de impulsar la participación directa de la ciudadanía y de sus asociaciones en el desarrollo y gobierno de las ciudades para hacer una sociedad más comprometida y solidaria.

Muñoz acaba con su medida menos política y más humana: promover que todos los cargos públicos se reciclen y aprendan una lección tan sencilla como ésta: "que son servidores públicos y que no están por encima de los ciudadanos sino simple y llanamente a su servicio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento