El destinado a jóvenes incorpora además un aseo. Costará 250 euros al mes y podrán solicitar una vivienda aquellas personas que cumplan el requisito de la edad y cuya renta no supere 2,5 veces el salario mínimo interprofesional; es decir, con ingresos brutos inferiores a 1.227 euros al mes.

El edificio, con una superficie construida de 14.000 metros cuadrados, se empezará a levantar en el verano de 2006 en uno de los solares que hay junto a la antigua estación de San Bernardo. La construcción estará dotada de varias plantas de aparcamientos en sótano y de una serie de servicios complementarios para los residentes (gimnasio, restaurante, lavandería y centro de día, que contará con tres talleres, una sala multiuso, sala de consulta asistencial, biblioteca y cafetería).

Las viviendas para mayores y un 5% de las destinadas a jóvenes estarán adaptadas a personas con discapacidad (mejoras para audición y visión limitadas y accesos para minusválidos en todo el edificio). En su apuesta por la modernidad, el proyecto contará con un sistema de agua caliente sanitaria por energía solar. Una parte del edificio se dedicará a oficinas.